El Dolor en los Caballos


Reconociendo el dolor en los animales

Escrito por Fabiola Leyton


Entender el dolor en los animales es muy complejo y difícil, sin embargo, en la mayoría de casos es posible evaluar el dolor en base a la apariencia y el comportamiento general de los animales. Aquí te contamos cómo reconocer el dolor en perros, gatos, conejos, aves, grandes mamíferos, etc.


Un panorama general del dolor en los animales se evalúa en diferentes ámbitos:




Protección: el animal altera su postura para evitar mover o tocarse cierta parte del cuerpo, o evita manipularla.
Apariencia anormal: diferentes especies cambian su apariencia externa, es evidente la falta de aseo (lamerse o lavarse la capa de pelo o plumas), cambio de postura y del patrón general del cuerpo. En especies capaces de expresarse facialmente, la expresión normal también se altera.


Comportamiento anormal: existe un estado depresivo general, el animal no se mueve o lo hace escasamente, son reacios a moverse o ponerse de pie incluso si son molestados. Algunos se muestran inquietos (se tumban y se ponen de pie rápidamente, desplazan el cuerpo) o tienen el sueño alterado. Los animales más grandes pueden gruñir, rechinar los dientes, mover la cola, estirar los labios (especialmente las cabras y ovejas). Los primates cuando sienten dolor, suelen poner los ojos blancos. También cambian sus relaciones con los otros y con el grupo.


Vocalización: los animales pueden vocalizar, quejarse o gruñir suavemente cuando uno toca o manipula el área específica donde duele.




Mutilación: los animales se lamen, muerden, arañan o frotan las áreas que les causan dolor.


Sudoración: en especies que sudan, como los caballos, el sudor excesivo se asocia a dolor (como cólicos).
Falta de apetito: los animales que sienten dolor dejan de comer y beber, o reducen considerablemente su ingesta, perdiendo rápidamente el peso.




El dolor en los caballos.
Los caballos que sienten dolores fuertes no quieren ser tocados ni manipulados. También presentan períodos de inquietud, se alimentan interrumpidamente y dejan comida sin masticar en la boca, pueden presentar apariencia ansiosa, con pupilas dilatadas y ojos vidriosos, respiración agitada y con movimiento de las fosas nasales, gran sudoración y postura rígida.




También pueden rechinar los dientes, mover la cola o jugar con el cubo de agua. Cuando el dolor es prolongado en el tiempo, su comportamiento cambia de la inquietud a la depresión, con su cabeza agachada. Si el dolor se asocia a un daño esquelético, el caballo no se quiere mover y se para con sus miembros en posturas inusuales (por ej. se para con todo su peso en las patas traseras, y con un pie delantero por delante de la otra pata), y con la cabeza y cuello en una posición fija.


Si el dolor es abdominal o de tórax, se mira esa zona, la muerda o la golpea, se para y se echa con frecuencia, camina en círculos, se para con los codos doblados, suda, da vueltas, y se hiere a si mismo, a veces se producen moretones en sus ojos.





Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo