Una cruzada por los caballos (Puerto Rico)

(El Nuevo Día / Ángel M. Rivera)

Fuente: www.elnuevodia.com

(El Nuevo Día / Ángel M. Rivera)
Por: Sara del Valle Hernádez / sdelvalle@elnuevodia.com

La oftalmóloga veterinaria tiene como meta promover el cuido preventivo de todos los animales, en especial los equinos

Desde siempre, la doctora Dinelí Bras supo que quería ser veterinaria. También tenía claro que no se conformaría sólo con ese título, sino que quería especializarse en algo, aunque no sabía en qué.

Con eso en mente, mantuvo sus ojos abiertos a la espera de encontrarse con la especialización soñada. Esa espera terminó el día en que observó una operación de cataratas.

“Ese fue el punto decisivo”, apuntó enfáticamente Bras, única veterinaria oftalmológica que hay en la Isla. “Los ojos nos dicen todo, si hay presión alta, problemas del riñón, problemas sistémicos, endocrinopatías... Todo. Y a la misma vez podía ser cirujana... Además, aquí no había opciones. O te quedaste ciego o si había una condición que es dolorosa o traumática, en la cual no había reparación, la opción era sacar el ojito”, añadió la mujer de 37 años sentada en su oficina en el Centro de Especialistas Veterinarios de Puerto Rico (CEVet). Allí dirige el Departamento de Oftalmología donde atiende mayormente perros y gatos.

En medio de una ajetreada tarde en la que varios pacientes de cuatro patas esperaban en la sala para ser atendidos y mientras saboreaba un sándwich, una ensalada, una bolsa de papas y un refresco, la especialista habló con pasión sobre sus pacientes, entre los que se destacan los caballos de carrera.

Residencia equina

Bras reconoce que su relación con los caballos comenzó desde pequeña, pues su papá, Raúl Bras, siempre ha tenido. El apego a los equinos es tal en esa familia, que su dos hermanos también son veterinarios especialistas en equinos: uno es podiatra y el otro es cirujano.

Sin embargo, el encuentro definitivo de la doctora con los caballos se dio mientras hacía su residencia en oftalmología en Ohio State University. “Allí había una demanda bien grande de caballos donde yo como residente evaluaba por lo menos de cinco a seis caballos a la semana y tenía cirugía todos los viernes”, sostuvo.

Tremendos pacientes

Cuestionada sobre cuáles son sus mejores pacientes, la doctora Bras señala sin titubeos a los caballos del hipódromo. “Los pacientes del hipódromo son superbuenos. No he tenido que sedar ningún caballo para examinarlos. Los de paso fino son horribles, se portan mal, fatal. Los de paso fino son de carácter fuerte y son difíciles de examinar sin sedación, creo que no están acostumbrados a ser manejados”, compartió sonreída.

De hecho, la mayoría de los pacientes que ve actualmente son caballos de carrera, de paso fino y de andadura, y los visita en el hipódromo Camarero, en la Hacienda Madrigal y en el Centro Ecuestre.

En cuanto a las condiciones que más trata en equinos, destacó la uveítis recurrente equina. Esta es una condición inmonológica en la que el ojo crea un anticuerpo que le causa inflamaciones recurrentes en los ojos. También ha visto casos de leptospirosis, una enfermedad bacteriana asociada a animales salvajes y domésticos.

En los caballos de carrera lo más que atiende son úlceras y raspazos ocasionados por las piedras que levantan con sus patas al competir.

Su aportación

Bras cuenta que desarrolló un procedimiento ocular para los animales denominado cirugía de glaucoma intraocular, un tratamiento láser que ayuda a mantener balanceada la presión ocular.

“Mi objetivo es cuidar la visión de nuestras mascotas, y promover la salud preventiva para evitar que se desarrollen enfermedades” comentó. “Al igual que nosotros visitamos al oftalmólogo anualmente como medida preventiva, debemos hacer lo mismo con nuestras mascotas, aunque no tengan problemas de visión o problemas con sus ojos”, añadió.

Todavía falta

La doctora lamentó que a los caballos no se les dé el cuidado que necesitan. “Aquí a mucha gente no le interesa gastar dinero en los caballos contrario a lo que yo veía afuera (en Estados Unidos) y a lo que estoy acostumbrada. Hay personas que sí, pero todavía nos falta. Hay veterinarios excelentes en el hipódromo, pero tienen las manos amarradas porque hay un límite de gastos. No es como en los animales pequeños que son parte de la familia. Aquí el caballo no es parte de la familia, los caballos son para trabajo e inversión”, puntualizó la mujer.

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo