Al rescate de caballos abandonados

Jeanette Jordan y Ellyn Robinson en su rancho de caballos desamparados.
C.W Griffin-The miami Herald

Fuente: www.elnuevoherald.com
Por: BY DONNA GEHRKE-WHITE
ESPECIAL PARA THE MIAMI HERALD

Jeanette Jordan quería un pony cuando era niña. Nunca lo tuvo, pero hoy, ya retirada, dedica más horas como voluntaria a supervisar la atención de 60 caballos que si fuera un empleo a tiempo completo.

Desde ponies hasta purasangres, sus ``niños grandes'' son refugiados víctimas de abuso o abandonados que viven en un improvisado rancho de Hialeah operado por la filial de la Sociedad Protectora de Animales (SPCA) en el sur de la Florida.

Jordan, de 66 años, es presidenta de la filial en un momento en que atiende una cifra récord de caballos rechazados. Ella y su vicepresidenta, la maestra retirada Ellyn Robinson, de 65 años, manejan uno de los mayores refugios de caballos del país.

A pesar de ser gente de ciudad, hacen de todo, desde limpiar establos y darles heno a los caballos, hasta cabildear a los legisladores y recaudar dinero. Supervisan un presupuesto de $350,000 y un personal de un trabajador a tiempo completo y cuatro a tiempo parcial, más cientos de voluntarios.

Uno de sus más recientes triunfos fue el de Magic Express, nieto de Secretariat, ganador de la Triple Corona, que fue encontrado vagando en el noroeste de Miami-Dade. Lograron que fuera aceptado por la Fundación Emily Vernon para Animales Desamparados y Maltratados, de Palm Beach.
``Es muy agradable ver a un caballo tan adorable, transformado en el orgulloso y glorioso purasangre que realmente es'', dice Jordan.

Ahora ella y Robinson están en medio de su plan más ambicioso: negociar la compra de un rancho de 20 acres en el extremo suroeste de Miami-Dade. Esto les dará casi el doble del espacio que alquilan en Hialeah y significa que no tendrán que volver a mudarse, como han hecho tres veces en menos de una década, a medida que las urbanizaciones inundan el noroeste de Miami-Dade.
``¿Se imagina usted el trabajo de empacar y mudarse?'', preguntó Robinson.

Y no es que les importe el trabajo. Ella y Jordan dicen que trabajar con los caballos es un regalo. Muchos de los animales son abiertamente afectuosos con las mujeres, y relinchan y se acercan rápidamente cuando las ven en la puerta de sus establos.
``Son mascotas grandes'', dice Robinson mientras abraza a Bridget, una yegua ciega que pasta libremente.

``Es [una experiencia] espiritual estar allí con los caballos'', dice Jordan. ``Le ocupa la mente a uno, y no hay que preocuparse de nada''.

Se acercan a un ejemplar recién llegado, un viejo caballo negro al que los empleados llaman Harvey. Lo encontraron vagando, a punto de morir de hambre, cinco días atrás.

``Tiene que aumentar entre 200 y 300 libras'', dice Jordan.

El famélico caballo acaricia con el hocico a las mujeres mientras locepillan.

La parte más grata del trabajo es ver cómo se reponen y se marchan con nuevos propietarios.

La realidad no tan grata es comprobar las señales de barbarie humana contra los caballos.

Algunos no la resisten y hay que recurrir a la eutanasia.

``La pérdida de cada caballo nos afecta personalmente'', dice Jordan.

Las mujeres tienen una lazo especial con los caballos, dice Peter Gregory, copropietario de Mill Creek Farm, un hogar de retiro sin fines de lucro para caballos en el Condado Alachua, pocas millas al norte de Gainesville, que alberga a unos 130 caballos.

Muchos de sus voluntarios son mujeres profesionales retiradas como Robinson y Jordan, dice, que querían un caballo cuando eran niñas pero nunca lo tuvieron.

``Ahora tienen muchos'', dijo.
Gregory se ha hecho cargo de caballos maltratados rescatados por la SPCA del sur de la Florida y elogia a Robinson y Jordan por su trabajo ``durante un momento terrible''.

Lo mismo hace el representante estatal Luis García, del Distrito 107 de Miami-Dade, a quien Jordan cabildeó después que varios caballos fueron sacrificados ilegalmente en el sur de la Florida.

La Legislatura aprobó la propuesta de ley patrocinada por García para aumentar las penalidades por la matanza de caballos; la ley entró en vigor el otoño pasado.

``Las gestiones de Jeanette han ayudado a salvar a muchos caballos, y lo que es más importante: ella sigue difundiendo el mensaje de que nuestra comunidad no acepta este tipo de comportamiento'', dice García.

Comentarios

  1. Que buen artículo, me gustaria que aqui en México hubiera ese tipo de ayuda a animales, el cuidar animales y tratarlos con amor es de lo mas bonito y mucho mas verlos felices, agradecidos, para mi es algo que me motiva dia a dia. Asi como la tristeza al verlos sufrir. Ojala que existiera mas gente de este tipo ytodo funcionaria mejor. Rocio Z. V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si deseas hacer algún comentario en cualquiera de los temas publicados en "Jinete y Caballo", recuerda no utilizar palabras irrespetuosas ni ofensivas.
Gracias por tu comprensión...

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo