sábado, 9 de abril de 2011

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.


Por: Arq. Rodrigo Leonardo Mejía
rodrigomejiat@hotmail.com
haciendasanjose1913@hotmail.com

Los locales destinados al ganado caballar, se conocen genéricamente como pesebreras y en algunas ocasiones como cuadras, boxes o caballerizas. En toda finca debe haber un cobertizo o un sitio especial higiénico y cómodo, donde los equinos reciban el alimento y donde se protejan de las inclemencias climáticas. Como aficionado a los caballos, pienso que la evolución de las instalaciones equinas debe ir de la mano de los avances genéticos, veterinarios, y alimenticios. En la actualidad los criadores han comprendido que por su condición temperamental y por ser un bien suntuoso, el caballo colombiano dejo de ser un animal de potrero, que necesita una seguridad especial, reflejada en su entorno inmediato. Asimismo se ha entendido que a los caballos estabulados se les puede dar mas atención diaria e individual, controlando su programa de ejercicio y alimentación, para utilizar posteriormente la energía acumulada; los equinos trabajan más y necesitan menos alimento si viven en buenas condiciones ambientales de estabulación.

El propósito fundamental de las instalaciones para equinos es modificar y controlar las condiciones ambientales, a fin de salvaguardar del viento, el sol y la lluvia: se crea un microclima idóneo de temperatura, humedad, ventilación, e iluminación que proporcione un medio agradable y adecuado, exigido por los equinos. Las instalaciones para equinos son diferentes a las proporcionadas a otras especies domesticas; ya sea por el símbolo que representa para el criadero, su valor estético y económico o su función zootécnica. Una caballeriza debidamente diseñada y construida, logra el confort y seguridad que precisa el equino, y también es uno de los mejores procedimientos para reducir el costo de la mano de obra, dando mayor eficiencia a cada trabajador: la mano de obra es un factor económicamente importante en una explotación equina, por lo tanto las instalaciones se planearán y diseñarán siguiendo un esquema funcional y de circulaciones, para aprovechar al máximo el recurso humano, disminuir el trabajo pesado, no emplear personal innecesario y construcciones grandes que provocan gastos adicionales.

Toda instalación se diseña para proteger el caballo y al personal. Por su carácter nervioso, activo y vigilante, el caballo criollo suele lesionarse accidentalmente, debido a su reacción para evitar el peligro real o imaginario. Muchos ejemplares se lesionan por errores causados por negligencia técnica, de planeación o de mantenimiento; por ejemplo, al dejar clavos salientes, bordes cortantes, vidrios descubiertos, cables eléctricos, puertas rotas, techos bajos y pasillos angostos que dificultan el buen manejo de los animales. Además se busca limitar las lesiones que se puedan provocar por estrés de cuadra: ansiedad, aburrimiento o claustrofobia, asimismo por agresiones entre individuos.

Para iniciar el diseño o modificar las pesebreras existentes, es imprescindible conocer los aspectos elementales de anatomía y fisiología del equino, como: a. El comportamiento natural, b. El tipo concreto de animal, c. Las distintas fases biológicas que poseen, ejem: gestación o parto. d. Cuestiones tan específicas como altura de la cruz, peso, etc. e. Dimensiones aconsejables para cada individuo. Igualmente se deben satisfacer las necesidades de construcción, son tres: preventivas (requisitos legales para legalización de la obra y toda actividad posterior, etc.), pasivas (incluyen la calidad ignífuga, y el grado de aislamiento de los materiales, etc.), activas (sistemas de distribución de alimentos, sistemas de control ambiental, de plagas y de seguridad, métodos de eliminación inocua de residuos, eficiencia de la mano de obra, etc.).

Una construcción no puede diseñarse teniendo en cuenta solo determinantes de manejo, alimentación, o cuidados colectivos, igualmente hay otras determinantes básicas de diseño: Control ambiental, ubicación y orientación, seguridad, sistema constructivo, presupuesto, duración, materiales disponibles y valor estético. Cuando ya se conocen estos parámetros, el trabajo empieza por conocer las necesidades en superficie y en volumen estático: cada equino es considerado un individuo aunque hace parte de una colectividad dado que el grado de respuesta es muy variable entre animales. Buscamos un esquema funcional que satisfaga un cuadro de áreas, además que cumpla las necesidades de los equinos alojados: condiciones psíquicas y físicas adecuadas todo el año y descanso real y efectivo.

Todos los complementos relacionados con las pesebreras, como el caso de sistemas de aporte de agua, comederos y rastrilleras, deben resolverse desde el inicio hasta los mínimos detalles para que no incidan negativamente sobre la ingestión y el desarrollo del equino. Para complementar las normas elementales de diseño de pesebreras, el caballo debe tener la oportunidad de sentirse sólo en algún momento del día, aunque en ocasiones prefiere estar acompañado, en este caso debe tener la posibilidad de oír, olfatear, ver; comunicarse con los demás desde su propia pesebrera.

Un buen diseño arquitectónico y paisajístico aumenta el valor de la propiedad, no es necesariamente costoso, pero es comprensible que algunos estilos, gustos inspirados en los propietarios, originalidad creada por el diseñador, detalles y formas sean más encarecidos.

Cuando el trabajo se encomienda a un arquitecto, este debe estar familiarizado con el diseño de recintos para animales domésticos, algunas construcciones presentan errores costosos por haber sido diseñadas por personas con poco conocimiento en instalaciones agropecuarias, por muy limitadas que sean las estructuras que se construyan, el tiempo invertido en reflexionar y planificar hallará su debida recompensa. De igual manera, el presupuesto inicial se debe calcular antes de iniciar el proyecto, las instalaciones bien ejecutadas, sólidas, durables, y que ahorran mano de obra, son más económicas a largo plazo, dado que su mantenimiento resulta menor.

El tema es extenso, este escrito no posee la verdad absoluta, pero, tiene por objeto orientar a caballistas: si tenemos en cuenta estos aspectos para construir o adecuar un alojamiento equino, se conseguirán animales más sanos, longevos, capaces de dar mayor rendimiento en pista, en trabajo o en la reproducción, y lo mismo ocurrirá con los de hobby o los destinados a actividades lúdicas, que son los que más tiempo permanecen estabulados.


1. UBICACIÓN Y ORIENTACIÓN DE LAS PESEBRERAS
Las instalaciones se construirán sobre un terreno elevado, central, cerca de la fuente de agua y con buen drenaje que permita mantenerlas secas y libres de humedad. Se debe prever la posibilidad de ampliar fácilmente las caballerizas, ya que con frecuencia a un edificio se le pueden hacer anexos siempre y cuando no lo impidan otras estructuras cercanas. Se buscara un lugar accesible y cercano a un camino transitable en cualquier época del año.

Antes de construir las instalaciones de debe determinar la temperatura promedio, el clima, la dirección de los vientos dominantes y la necesidad de luz que se requiere dentro de la construcción, ya que estos factores influyen directamente sobre la orientación que se le debe dar a las pesebreras. En zonas ecuatoriales, en climas cálidos, el eje longitudinal de las caballerizas se orienta en dirección oriente -occidente; de manera que los rayos solares no tengan acceso al interior; por lo tanto no aumentara la temperatura interna. En climas fríos el eje longitudinal se orientará norte- sur; los rayos solares entraran a la caballeriza durante las primeras horas de la mañana (el sol de 9:00AM es buen bactericida) y durante las ultimas horas de la tarde, así conservaran una temperatura agradable durante todo el día. Siempre que sea posible se tratara de que la entrada quede orientada en sentido opuesto a la dirección de los vientos dominantes; si por alguna razón estos vientos afectan las caballerizas se plantarán árboles a modo de cortinas naturales que deberán estar aproximadamente a 10m de distancia de las instalaciones.

2. SISTEMAS DE EXPLOTACION Y HABITAT
Los Equinos pueden tenerse en régimen estricto o intermedio de estabulación o en completa libertad, como sucede con las yeguas de vientre. El numero, tipo y sistema de caballerizas dependerá de la cantidad y razas de caballos que queremos criar. Oscilara entre un refugio campestre, que bastará si tenemos un potro, y un pabellón de pesebreras si tenemos un programa más amplio de reproducción; lo ideal es no utilizar demasiadas construcciones. Cuando los animales se alojan individualmente lo más característico es:
La pesebrera, jaula o box, convencional; La superficie depende de su utilización y del tamaño del animal alojado. En esta área el caballo tiene la posibilidad de movimientos y la amplitud necesaria para su posición en decúbito ventral. Existen diversas disposiciones, en forma de I, L, U, etc., pueden ser simples o gemelas, de acuerdo con los gustos, los accidentes del terreno y la superficie de construcción de que se disponga. Puede albergar hasta 10 animales en una sola línea, y el resto de la nave como pasillo de circulación, para más individuos se adopta la disposición de doble fila con pasillo central entre ambas.

El alojamiento de puestos de amarre, que no es el sistema más apropiado, mantiene a los animales inmovilizados, sin posibilidad de hacer ejercicio voluntario. Están atados mediante un cabezal sistema “rope and ball”, suficientemente largo para que pueda tumbarse, pero tampoco tanto para que se enreden. Los animales están individualizados, mediante una separación de 3.00m de largo cada 1.40m. El primer metro de piso debe ser horizontal, a partir de 1m será con pendiente de 2% que finaliza en una canal. Pueden estar situadas en filas de 8 a 10 animales, en una sola fila, o en dos filas, grupa contra grupa con un pasillo central de 2,5m.

El denominado paddock, permite mantener a los animales individualizados (reproductores). Como sistema de estabulación libre, los animales disponen de una pesebrera de 16m²; y otro corral soleado para ejercicio, con un área de 40m², hasta los 400m² de pradera. En caso de existir dos corrales contiguos, deben estar separados por una cerca doble de 1.80 m de altura y una distancia de 3m una de otra para que no pueda existir contacto físico entre dos animales dominantes.

Otro sistema de libre acceso construido en un corral, es el cobertizo abierto por delante. Su construcción y mantenimiento es económico y elimina los principales problemas asociados con la estabulación: disminuyen mano de obra, están bien ventilados, los caballos presentan mejor condición física y mental, y pueden padecer menos afecciones respiratorias y digestivas. Las principales desventajas son: una vida hasta cierto punto sin comodidades, falta de vigilancia y que los caballos alojados se encuentran más peludos y sucios. Su construcción es sencilla, son tres paredes techadas y un lado libre como acceso en la parte que da al potrero. Se pueden situar un comedero de canoa y una rastrillera. Esta instalación proveer flexibilidad en el numero de animales que puede alojar; por lo general se utilizan 6.75m² por caballo.

3. GENERALIDADES ANATÓMICAS Y NECESIDADES DEL HÁBITAT
Los pabellones de box son las construcciones más importantes en un criadero. Con un número de animales reducido, todas las categorías pueden convivir en un mismo pabellón, pero si fuese mayor a 20 animales, ya se justificaría disponer de pabellones según categorías. Las caballerizas varían en sus características y volumen estático de acuerdo al tipo de animal, el estado fisiológico de este, y el uso que se pretende hacer de las mismas.

Lo que más influye sobre estas características, igualmente sobre la altura del comedero, del bebedero, de la rastrillera, el soporte para la sal y los oligoelementos, las separaciones de plaza etc., es la raza del caballo y específicamente, la talla y temperamento. Para calcular adecuadamente la longitud de cada pesebrera, se debe multiplicar la longitud total del caballo por 1.8; así, un individuo de 1.90m debe disponer de 3.40m de longitud lateral. La anchura individual para plaza de amarre debe ser 3 veces la anchura de la grupa; así, un ejemplar de 0.56m precisa un mínimo de 1.7m; si el calculo es para un box será de 5 veces la anchura de la grupa, es decir que en este caso corresponden 2.8m. La altura media es recomendable que tenga 2 veces la altura de la cruz, esto se estima así para evitar una falta de volumen estático y también para que no se golpeen con el techo al levantar la cabeza. Otras formulas utilizadas son: superficie box = (2xSTm)²; ST = altura de la cruz. Medida mínima en formato longitudinal extremo del lado mas estrecho: 1.5 x Stm.




4. OTROS REQUERIMIENTOS DE LAS INSTALACIONES EQUINAS

4.1. Parideras
En los grandes criaderos se dispone generalmente de una sección aislada exclusiva para partos, pueden estar incluidas en el mismo pabellón de pesebreras de reproductoras, yeguas para servicio y yeguas preñadas. Deben ser amplias, con una superficie mínima de 16 m² para animales de 400kg de peso. Son diseñadas para que la yegua pueda ser observada durante el parto sin molestarla. En Europa procuran muros acolchados y puede ser que la casilla de partos se pueda dividir en dos individuales. Deben recibir luz del sol y evitar corrientes de aire. Se procurará piso blando con abundante cama; además se tienen que aplicar estrictas medidas de higiene y seguridad para evitar cualquier problema posterior al parto.

4.2. Pesebreras para machos y reproductores
Debe procurarse un espacio mayor. Se separan por edades y deben tener paredes altas para evitar que los animales se observen entre si. En algunos casos puede contar con dos puertas: una para la salida del reproductor a la zona de servicio y otra libre al pasto.

4.3. Boxes de productos destetos machos y hembras
Este pabellón debe contar con un sitio para la observación de aplomos y otros detalles.

4.4. Pesebreras cuarentena
Se deben desinfectar frecuentemente. Se usan para caballos enfermos o en recuperación, yeguas ajenas para servir o machos recién llegados al criadero, mientras se inspecciona su estado de salud.

5. SELECCIÓN DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN
La mayoría de materiales de construcción son satisfactorios siempre que sean robustos: recuerde que los caballos son fuertes e inquietos y por consiguiente los materiales han de resistir el peso del animal cuando abuse, se apoye o frote su cuerpo contra las paredes. Deben reunir las siguientes características: mantenimiento mínimo, duración, facilidad de instalación y desinfección, resistencia al fuego, aspecto estético atractivo, y que proporcionen un ambiente seguro y agradable al caballo. Se debe buscar economía utilizando los que más se encuentran en la región.

5.1. Cimientos
Todas las paredes y divisiones de las instalaciones deben estar construidas sobre un cimiento. Debe ser un cimiento ciclópeo, con sobrecimiento, o una viga corrida; dependiendo de las cargas a transmitir al suelo. Siempre siguiendo las especificaciones técnicas dadas por el profesional.

5.2. Pisos de las pesebreras
Con el propósito de aliviar la incomodidad, se proporcionara al caballo un piso antiderrapante, blando y seco, en donde pueda recostarse y permanecer de pie cómodamente. Deben construirse en un material fácil de limpiar y resistente a las pisadas, con un costo y tiempo de mantenimiento mínimo.

El material más usual es el recebo compactado. Estos pisos son flexibles, absorbentes, silenciosos, blandos, conservan una agradable temperatura, mantienen los cascos húmedos y brindan agarre al pisar, excepto cuando están mojados; si no tienen un buen drenaje vertical, son difíciles de conservar, por lo que se debe nivelar o remplazar la capa superior cada vez que sea necesario. Antes se coloca gravilla o piedra porosa y arena como material base filtrante, de 15-20cm sobre el suelo original, para que sirva de drenaje y finalmente se pone una capa de recebo apisonado y nivelado de por lo menos 15cm de espesor, con pendiente hacia la puerta no mayor al 2%. Una mezcla formada por 2/3 de arcilla y 1/3 de arena, drena bien, tiene problemas de olor mínimos y se renueva con facilidad. La arena sola tiene el inconveniente que se pueden ingerir algunas partículas, aumentando el riesgo de cólico. Un material, no usado en Colombia es el polvo de piedra, no es tan duradero como el recebo, pero drena muy bien y mantiene el compartimento libre de olores, si se compacta bien será tan duro como el concreto, sin las desventajas derivadas de este; su espesor será de 10cm sobre material base.

Los pisos de concreto, asfalto o ladrillo en general son duraderos, no requieren mantenimiento, son fáciles de limpiar e higiénicos, tienen el inconveniente de ser rígidos y no tienen capacidad de desagüe, también están asociados con una mayor incidencia de lesiones en las extremidades como trastornos de ligamentos y tendones. Son muy fríos y al ser deslizantes cuando están mojados son peligrosos para caídas, precisan una cantidad considerable de cama y/o que los caballos permanezcan al aire libre mínimo durante 4h/día.

Los pisos de madera, usados algunas veces en Europa para pisos elevados, carecen de durabilidad, son absorbentes, difíciles de limpiar, acumulan la orina, también conservan malos olores, son deslizantes cuando se humedecen, son propensos a atraer roedores y en general son poco higiénicos, no obstante brindan una buena tracción y constituyen una superficie tibia.

Uno de los pisos más modernos, es el de bloques de goma entrelazados de polietileno (PAVESAFE®, DRAINOFLEX®, EQUUSTALL®), instalados en algunos hipódromos americanos. También se ha utilizado fibra flexible de polipropileno y esteras de suelo de caucho; que pueden cortarse en cualquier tamaño: estos materiales se instalan fácil y rápido, son atractivos, inocuos, duraderos y antideslizantes, aunque tienen un costo adicional alto reducen el consumo de materiales para cama, impiden a los caballos excavar, son resistentes a las pisadas, no son tóxicos y desaguan bien. Deben tener un grosor mínimo de 1.5cm.

5.3. Paredes y muros de las pesebreras
Se aconseja que sean de superficie lisa. Deben ser totalmente sólidos y llegar hasta el techo, pero si no existe cielo raso tendrá 2.20 m de altura mínima; de esta manera se aísla una caballeriza de otra. A excepción de sementales o caballos jóvenes de temperamento, los animales están más tranquilos cuando pueden verse entre sí, por ello, las divisiones entre pesebreras y en ocasiones el muro anterior que da al pasillo, puede tener una altura de 1.30m y tener una estructura ligera respecto al techo; dicha estructura puede consistir en barrotes verticales de hierro o madera dura, sobre un marco metálico, con separaciones suficientemente cerradas para que los caballos no puedan morderse.

También se a utilizado mampostería en bloques de concreto o arcilla, ladrillo, piedra o combinaciones. Sus costos son elevados porque precisan de buena cimentación para soportar las cargas, igualmente en mampostería es más costosa la instalación de bebederos, comederos, y rastrilleras. La ventaja es que se pintan y mantienen limpias con facilidad y bien construidas tienen larga duración. Ojalá el acabado interior sea un pañete 1:5, el cual ayuda a aislar de la humedad y el frío externo: en Europa cubren el interior con machihembrado de madera, desde los 20cm hasta los 1.30m. de altura. Cuando son de cerramientos que sea de doble tabique de ladrillo se puede hacer una cámara de aire de 5cm. Los ángulos se deben redondear en 1/2 caña para evitar rincones y bordes peligrosos y aseo difícil.

Otro material es la madera, el tipo a utilizar debe no resquebrajarse o astillarse, teniendo cuidado que este absolutamente seca. En muchos lugares se usa la madera como único material; se usan tablones de 1’ de grueso, cuya resistencia, atractivo y costo es adecuado. La madera es un material económico de poco peso y fácil de conseguir y transportar, pero tiene el inconveniente de ser inflamable; su conservación no es ni sencilla ni económica, ya que se agrieta, tuerce, rompe, y la muerden los caballos. La madera se debe pintar con pintura exenta de plomo, se puede utilizar barniz para protegerla de la humedad o tratar con creosota. Los tornillos se introducirán hasta una profundidad de 1cm y se recubrirán con pasta para evitar salientes peligrosos. Ciertos bordes deben ser protegidos con aluminio preformado o ángulos de hierro, para evitar que los mastiquen los caballos. Mínimo la parte inferior de las divisiones será madera tratada para evitar que se pudran al establecer contacto con el suelo o las deyecciones. En cuanto a conservantes e inmunizantes, existen varios, que protegen la madera contra la pudrición y el ataque de insectos xilófagos, hongos y bacterias. No se recomienda el uso de inmunizantes a base de pentaclorofenol dada su gran toxicidad, no se debe olvidar que la putrefacción empieza en las juntas, apoyos, uniones y ensambles, los cuales se deben tratar con sumo cuidado. El mantenimiento de la madera debe ser continuo, es necesario reparar roturas que constituyen peligro para los caballos. Cuando son provisionales estas especificaciones cambian: se pueden construir con madera, orillos o guadua de 1.5 a 1.8m de altura.

Otro tipo de box es el construido en hierro y aluminio, muy utilizado en USA, aunque sin aislamiento, es caluroso en verano y frío en invierno. Para que sea satisfactoria su construcción, precisa de aislamiento mínimo en el tejado. Son materiales ideales para almacenes de maquinaria o de cereales.

5.4. Cubierta
El techo puede ser de diferente forma y de diversos materiales; puede ser de teja asbesto -cemento, metálica, teja de barro, de madera o en vegetal, puede ser a una, dos o cuatro aguas (ya sea simples o con claraboyas), estilo europeo (con henil superior), recto, parabólico, etc. La cubierta menos recomendable es la metálica: tiene el problema de que con la lluvia y el granizo produce mucho ruido, lo cual provoca inquietud y nerviosismo en los animales.

La altura del techo variará en relación con el numero de pesebreras y con la altura de las paredes; para caballerizas individuales 2.8-3.1m; para 10 espacios será 2.4-2.8m; 30 caballerizas será 3.4-3.75m y para 50 o más será 3.75-4.5m. Esta altura varía si los muros laterales que dividen las pesebreras no llegan hasta el techo; en estos casos se deja un claro superior que modifica en forma positiva el microclima. La pendiente ideal es del 20%; aunque depende del diseño, a mayor pendiente se obtienen mejor evacuación. Si es de una sola agua la caída será contraria a la puerta de acceso y con un alero mínimo de 30cm con canal, aunque se puede prolongar con el objeto de tener un pasillo seco y sombreado. Un edificio bien ventilado no precisara aislamiento, aunque si resulta necesario, el tejado es ideal, dado que por este se realiza el 70% del intercambio térmico con el exterior. Para tal fin se puede instalar un aislamiento rígido que no absorba humedad (provocaría deterioro de estructura), que sea resistente al fuego, y en el cual las aves y roedores no puedan hacer orificios.

5.5. Circulaciones
Pueden ser centrales o laterales; depende del tipo de cuadra. El pasillo central separa comúnmente dos filas de caballerizas, una a cada lado; el pasillo lateral puede rodear el exterior de la cuadra que consta de dos filas de caballerizas unidas por su pared posterior y situadas al centro de este; este pasillo es muy apropiado para ejercitar a los equinos durante las épocas extremas del año, sin embargo tiene el inconveniente de que la luz solar difícilmente llega al interior del local. Sus pisos serán sólidos y fáciles de limpiar. Medidas: para hacer girar un caballo sin peligro se necesita una circulación de 2.50m; para circulación de un caballo con jinete: 1.20m; dos caballos con jinete: 2.40m; un caballo de cabestro: 1.25m; para circulación de vehículos lentos: 3.00m. ancho pasillo con box a un solo lado: 1.50m; ancho pasillo con box a ambos lados: 2.60m.

6. EQUIPAMIENTOS PARA INSTALACIONES EQUINAS

6.1. Comederos.
Los caballos están adaptados a comer a nivel del suelo. Sin embargo, cuando la comida se deposita en un comedero adecuado, se evita el desperdicio y se mantiene la salubridad y el control de la comida. Serán suficientes para contener 6.5Kg de cereal y se situaran de forma conveniente y donde sea fácil su limpieza. Si se sitúan en la parte anterior del compartimento del caballo, el personal responsable de la distribución del pienso puede observar la conducta del caballo cada vez que recibe la ración, otros criadores prefieren por comodidad y seguridad, que se ubiquen de manera tal que el trabajador dosifique la ración sin necesidad de entrar a la caballeriza.

Las variedades de comederos prácticamente son ilimitadas, desde los hay muy simples y económicos como un balde de plástico, goma reforzada, lámina galvanizada, fibra de vidrio, poliester, cerámica vitrificada o madera; los diseñados comercialmente, de diversas formas, tamaños, materiales y precios, hasta los comederos construidos en concreto o mampostería integrados a la caballeriza; sea cual fuere su diseño y tipo, deben ser robustos, fijados con solides para evitar su destrucción y la perdida excesiva del grano, deben ser fáciles de limpiar y no deben representar peligro para el animal. Si el comedero se construye permanente estará ubicado en alguna de las esquinas a 2/3 de la altura de la cruz, a excepción del de los potros, que es preferible que lo tengan bajo; para nuestros caballos son suficientes una profundidad de 20cm, una longitud de 50cm y de 30cm de ancho; los bordes serán redondeados sin salientes peligrosos: y el acabado interior esmaltado para facilitar su limpieza. Los comederos de acero, hierro o aluminio son mas caros, si son de bordes redondos son inocuos, los caballos no muerden los bordes de los comederos de metal por lo que son más inalterables que otros comederos, son fáciles de limpiar y desinfectar. Los comederos de plástico duro o goma pesada son ligeros y duraderos, fáciles de limpiar y desinfectar, aunque retienen por más tiempo los olores, si se utilizan comederos plásticos de rincón, una tabla de 5*15cm a través del rincón y delante del comedero lo protegerá de los abusos. Los comederos de madera son difíciles de limpiar y desinfectar y su dureza debe ser la suficiente para desanimar a los caballos para que la mastiquen. Los comederos que se colocan en los cobertizos o en los corrales generalmente son de canoa, tienen 35cm de ancho y 70cm de largo por animal, una profundidad de 25cm y una altura sobre el suelo de 60 a 80cm. INSERTAR plano: comedero de ración prefabricado


6.2. Sistemas de aporte de agua
Los consumos de agua son elevados: un potro de menos de un año puede beber hasta 20L diarios; un caballo con trabajo ligero ingiere unos 50L, mientras que uno con trabajo intenso, o una yegua parida, llegan a consumir 80L diarios. Asimismo los potros deben acceder fácilmente al agua, a partir de los 7-10 días de vida.

En muchas instalaciones se utilizan bebederos automáticos para ahorrar la mano de obra precisa para que un caballo beba dos o tres veces al día, pero el animal se debe acostumbrar a ellos, además, se debe limpiar y comprobar su funcionamiento con regularidad, ya que una avería puede dejar al caballo sin agua durante varios días, o por el contrario puede derramarse y mojar la cama. Los bebederos automáticos deben ubicarse a 2/3 de altura de la cruz, una buen ubicación es en un rincón posterior de le pesebrera de manera que pueda instalarse un tubo para rebosadero, si lo necesita. Los bebederos automáticos deben limpiarse con regularidad y retirar granos de cereales o estiércol. Conviene que tengan un caudal mínimo de 5,5L/min.
Es importante que las caballerizas cuenten con su propio bebedero en una de las esquinas para aprovechar los espacios muertos y disminuir las epizootias. Algunos criadores prefieren suministrar agua en balde de lámina o plástico ojalá negro con capacidad mínima de 20L, generalmente las cuelgan en una de las esquinas; los baldes son ligeros, se limpian con facilidad y se puede observar el consumo de agua, pero es necesario revisarlos dos veces por día como mínimo. Si los caballos reciben agua en un pozal será vaciado una vez cada día y se limpiará cada 3 días. Si se presenta algún tipo de enfermedad en el criadero, el pozal será vaciado y desinfectado diariamente. Debajo del bebedero opcionalmente se instalará una rejilla para eliminar el agua sobrante de la limpieza.

Una cuadra con mas de 20 caballos, dispondrá de red independiente para que en caso de daño no se produzca un desabastecimiento total. El suministro de agua a un establo deberá proporcionar 100L, que pueden obtenerce de un pozo usando una bomba sumergible de ¾HP.

6.3. Rastrillera para forrajes.
La colocación de rejillas para heno en el comportamiento del caballo tiene un valor dudoso. Como algunos caballos suelen sacar el heno y comerlo sobre el suelo, muchos criadores consideran que es un riesgo y un gasto innecesario. Con este utensilio se intenta reducir el desperdicio y la contaminación del alimento; así disminuyen las probabilidades de reinfección parasitaria, el animal se entretiene durante el día y se obliga a una ingestión lenta de volumen, equivalente a un 1-1.5% de su Pv, como mínimo. Pueden ubicarse en un rincón o sobre una pared de forma que sean fáciles de llenar y que el fondo de la misma quede al nivel de la cruz, pero lo frecuente es disponerla a una altura de 20- 40cm sobre el comedero, para aprovechar mejor el alimento. No debe situarse demasiado alta, para evitar que el polvo y la paja puedan caer sobre la cara del caballo, provocando problemas oculares y respiratorios, igualmente cuando se sitúan demasiado bajas representan un peligro para los caballos, cuyas extremidades pueden quedar atrapadas en las mismas. Las rastrillera consiste en una canasta hecha de varilla de 60-80 cm de largo, por 50cm de alto, a una distancia de 35cm respecto a la pared, las varillas tendrán entre ellas una separación de 10cm. Su capacidad mínima será de 9-14Kg de forraje. En las caballerizas con henil superior puede existir un conducto sobre cada rastrillo de modo que el alimento se pueda colocar directamente desde lo alto.

Los potros deben comer el forraje en el suelo, como mínimo hasta los tres años. Algunos criadores prefieren la rastrillera alta, a una altura donde pueda alcanzarla el potro, que pronto aprenderá a alimentarse en ellas, y por añadidura, el ejercicio que hará al copiar a su madre a fin de estirar el forraje, desarrollará los músculos de su cuello.

6.4. Puertas de pesebreras
Existen muchos diseños para puertas, pueden ser corredizas o de bisagras, el hecho principal es que retengan al caballo en el interior del compartimento de forma inocua. La puerta debe abrirse y cerrarse hacia fuera sin problemas para el caballo, si la puerta se abre hacia el interior el caballo puede obstruir la salida o cocear y lesionarse. Será robusta y sencilla de accionar y deberá tener para caballos de paso un ancho mínimo de 1,00-1.10m x 2.00-2.20m de altura. Tradicionalmente se utilizan puertas de 2 hojas tipo holandés, ojalá central en el muro: la superior de 0.80m de altura y 7-10cm de espesor; y la inferior de 1.20m. Las ventajas de la puerta doble consisten en que facilita la ventilación e iluminación al dejarse abierta la hoja superior durante el día, también permitiendo que el caballo saque la cabeza y se distraiga. Como estructura se puede utilizar ángulos y platinas de hierro, pero el material más usual son los durmientes de madera en estructura de tambor doble con el bisel superior recubierto con una platina o lamina galvanizada, lo cual evita que los animales muerdan o destruyan la puerta. La hoja será sujetada a un marco mediante bisagras grandes y fuertes de uno o dos cuerpos; de esta manera son más seguras para los caballos y evitan accidentes al personal. Los cerrojos: de tiro o de pie, deben ser durables inocuos y fáciles de usar. Para box interior la puerta totalmente de madera resulta pesada y no permite el paso de luz o de aire al interior de la pesebrera, la puerta más adecuada es la corrediza, por seguridad y facilidad de manejo, que tenga buenos rodamientos y riel de rodamiento, así como el sistema de cierre; no son convenientes las puertas con barras descendentes, puede ser de madera tratada o metálica. Una puerta de metal con reja superior metálica, permite que sea máxima la ventilación e iluminación de box, sistema muy conveniente para partos, ya que así los potros reciben aire fresco. En USA algunos criadores prefieren que las entradas se protejan con correas o cadenas, medias puertas de metal con un yugo para el cuello o puertas de tela metálica, que tienen la desventaja que es relativamente fácil que el caballo empuje, estas protecciones son las más baratas aunque las menos convenientes. Otras dimensiones mínimas: acceso personal: 1.00 x 2.00m; si llevan carretilla: 1.20m x 2.00; puerta para paso de dos caballos: 2.60m.

6.5. Ventanas.
Estarán situadas siempre que sea posible, en el centro de la pared posterior y orientadas en la misma dirección de los vientos dominantes; nunca a menos de 2m del suelo, deberán ser corredizas o basculantes de abrir hacia fuera, y dispondrán de malla que proteja al caballo en caso de que se rompan los vidrios, igualmente el vidrio que quede expuesto al sol deberá ser esmerilado. Algunas ventanas tienen bisagras en su parte inferior y se abren hacia adentro de tal manera que desvían el aire hacia arriba. El área de ventana para un muro de 12m² es de 0.40 a 0.50 m², así quedan asegurada la iluminación y la ventilación. También algunos criadores utilizan ventanas en madera, con dos batientes, a una altura adecuada para que el caballo asome la cabeza.

6.6. Otros.
Es necesario como sistema de amarre una argolla de ronsal, o una cadena de 60cm con mosquetón para asegurar al animal. Igualmente debe haber un soporte para de minerales.


7. DEPENDENCIAS BÁSICAS, INSTALACIONES ACCESORIAS Y EQUIPAMIENTOS TÉCNICOS ESPECIFICOS
Toda explotación equina debe contar con instalaciones auxiliares. En conjunto permiten el buen funcionamiento de la explotación, las más interesantes en las explotaciones para equinos, son las siguientes:

Almacén de granos heniles
La selección del tipo de almacén, dependerá de las cantidades demandadas por periodos y unidad animal y de la forma de presentación y clase de alimento: grano, concentrado, pasto peletizados y minerales. Muchas explotaciones adquieren suplementos en bulto, mientras que otras lo hacen a granel (suelto): en el primer caso, una bodega es lo indicado; en el segundo, un silo tipo tolva es lo más adecuado. El primer paso para determinar la capacidad del almacén es el calculo preciso de las raciones que se van a suministrar y el periodo de almacenamiento, que varía, según se trate de concentrados, en cuyo caso suele ser corto, o largo si se trata de forrajes. Se calculará según las características y el tipo de productos que deba contener. De forma orientativa, las densidades (kg/m³) de los diferentes alimentos son: salvado: 200; cebada: 420; maíz: 720; concentrado a granel: 330; concentrado en sacos: 450; paja: 150 y heno empacado: 140. La capacidad de almacenamiento, debe alcanzar mínimo para cubrir las necesidades de un mes. Si se opta por almacenar los alimentos en bodega, éstas deben estar diseñadas y construidas de tal manera que estén bien ventiladas y protejan los alimentos contra lluvia, humedad, aves y roedores, a fin de evitar desperdicios, perdidas o contaminaciones. Si se almacenan alimentos húmedos y deshidratados en un mismo lugar, el recinto debe estar dividido.

Los heniles se utilizan para almacenar forrajes frescos o materiales para la cama; consiste en un cobertizo que puede contar con paredes o ser completamente abierto. Para climas sub húmedos, el henil puede reducirse a un simple techado abierto a los lados, donde se pueden levantar paredes con pacas de paja; así se obtiene un ahorro considerable en construcción. Los requerimientos de espacio para heno (85 a 90% de materia seca), se estiman en 5.4 m³/ton. almacenada, pero hay que considerar las diferentes características del forraje ya sean pacas flojas, apretadas, etc.

Picadero y pista de entrenamiento
Son básicamente estructuras de luz libre que se construyen asociados a las pesebreras de productos. Uno cubierto, dispondrá de una ancho de 11- 15m, y altura mínima de 4.25- 4.80m para seguridad del caballo y jinete: cuanta mayor altura, mejor la iluminación natural. Se debe buscar un material para el piso: barato, durable, de mantenimiento sencillo, de superficie elástica y que levante poco polvo. Algunos usados son: arena, recebo, aserrín, viruta de madera, virutas de goma, Equitrack; un material nuevo que consiste en arena recubierta por un polímero atóxico e impermeable. Asimismo puede contar con pista de resonancia de preferencia en madera.

La pista de entrenamiento puede contar con diferentes grados de pendiente, servirá también para exhibición de los ejemplares, lo mismo que el torno en cemento y en arena, usado para el adiestramiento especialmente de los animales jóvenes.

Guadarnés o almacén de arreos o monturero
Este tipo de instalación ≥ 12m², es fundamental en una explotación equina. En este lugar se podrán alojar de forma segura y ordenada todos los implementos de trabajo, como: aperos de cabeza, monturas, zamarros, enjalmas, etc.; utensilios de aseo: baldes, mangueras, champúes, cepillos, aceites e implementos de herrar, etc. Debe ubicarce cerca al sitio de ensillar, debe disponer de luz eléctrica y estar construido en materiales durables, fáciles de limpiar y a prueba de humedad.

Carruseles o Norias
Se trata de un dispositivo mecánico accionado por corriente eléctrica o gasolina, el cual obliga a los caballos a caminar en círculo. Este sistema cuenta con cuatro tubos equidistantes que convergen en un eje central común horizontal. Los animales se sujetan para exhibición o para ser enfriados después de un entrenamiento.

Compartimento de lavado
Una zona central para aseo de los animales resulta práctica, puede servir para otros fines, incluyendo herrado, vendaje y reconocimiento veterinario. Como mínimo tendrá 3m de ancho por 3.5m de profundidad, con una altura adecuada, dispondrá de piso sólido no deslizante, con pendiente hacia un drenaje situado preferiblemente contra en muro exterior, los muros laterales deben ser lisos y fáciles de limpiar. Debe tener instalación hidráulica fría y caliente, con mangueras, y un punto de luz protegido del contacto con el agua. Se ubicará un botalón o anillos de ronzal o cadenas de 60cm con mosquetón para sujetar el caballo sin ningún peligro.

Botalón y brete
El botalón deber ser liso, redondo, sin salientes y bien cimentado. El brete, necesario para que el veterinario trabaje de forma segura haciendo ecografías, palpaciones e inseminaciones, debe estar asociado a las pesebreras de las reproductoras, con instalación de agua cerca y construido en madera o metal con unas medidas de 2.60m de largo x 0.80 -1.00m de ancho x 1.45m de alto, tendrá 2 puertas, ojalá la frontal con rodillo acolchado al pecho del animal.

Piscina, banda caminadora, baño turco
Su instalación depende del presupuesto, básicamente son utilizados como parte del entrenamiento y preparación física, son ideales para el relajamiento muscular, como tratamiento ortopédico o quirúrgico y para eliminar el estrés de cuadra.

Galpón de servicio
Usado solo en grandes explotaciones. Puede ser una instalación de medidas 10 x 5m y altura de 3m, con un corral para que permanezcan los potrillos mientras se realiza la monta.

Embarcadero.
Como factor de profilaxis sanitaria, se debe ubicar en la entrada de la propiedad, para evitar la circulación de camiones dentro del haras, puede estar asociado a una balanza. Medidas: 2.5 x 2.5 x altura camión. Construido en tabla burra de 15cm con una altura de 1.70m.

Oficinas, sala de visitas, farmacia, casa de habitación y el cuarto de maquinas
Su planeación es muy importante, ya que albergan al elemento humano, técnico y mecánico que representan un aspecto necesario en la explotación equina. Tienen que adaptarse a las normas, necesidades, presupuesto y gusto del propietario: La oficina deberá ser acogedora, cómoda y amplia, contará con escritorio, archivos, sala de espera, etc. Igualmente se debe tener un espacio acogedor con pista de resonancia y piso blando, donde exponer los caballos a los compradores. La farmacia consiste en un cuarto amplio y bien ventilado con instalación eléctrica, laboratorio, refrigerador, lavado, mesas y estantería para guardar medicamentos de uso básico, etc., a partir de 20 caballos se debe prever un box veterinario y una herrería de 16m². La casa del mayordomo debe ubicarse cerca de la padrillera. El cuarto de máquinas (picapasto, mezcladora, etc.) debe ubicarce equidistante de todas las pesebreras.

Estercolero y fosa de cadáveres.
Según nos vamos preocupando más por el medio ambiente, la manipulación del estiércol se va convirtiendo en un problema mayor. La ventaja del estiércol del caballo es que emite menos olores que el de otros animales y puede ser utilizado en lombricultura. La cantidad de agua presente en su aparato digestivo y en las heces depende de la dieta: las dietas basadas en cereales provocan un menor contenido de agua que las dietas a base de heno. Cuando los caballos están en reposo defecan cada 4-5 horas y hacen 5-8 micciones/día. Un caballo de talla media, sano y bien nutrido, produce 3650Kg de excremento seco al año, 13200L de orina, además de 4400Kg de cama. Por tanto se tienen que calcular 2m³ de estercolero por cabeza, con 4 extracciones anuales. El estercolero debe ser cubierto, impermeable y hallarse alejado de las instalaciones. Conviene construirlo en concreto, sobre el nivel del suelo para evitar la entrada de agua, el cerramiento debe ser de 1.6m de altura, la cubierta puede ser de una sola agua, con una altura de 2.50m. El estiércol atrae moscas, contiene parásitos y otros agentes patógenos eliminados por los caballos por lo que no debe almacenarce sobre los pastos.

Los líquidos drenados deberán fluir hacia un sistema séptico. El estiércol será almacenado ojalá separado de las paredes, ya que el amoniaco y otros compuestos las alteran. La eliminación de estiércol debe planificarse de manera que no provoque la contaminación de aguas superficiales o subterráneas, sea mínimo el impacto de los olores y visuales desagradables, y precise una cantidad razonable de mano de obra. Cuando se diseñan los medios para la eliminación de residuos serán consultados los organismos que controlan el medio ambiente. Para la fosa de cadáveres, se calcula 1 m³ por cada caballo alojado.


8. PARAMETROS Y NECESIDADES AMBIENTALES
Los caballos soportan los elementos naturales del medio ambiente. El calor excesivo, la lluvia fría y los vientos fuertes resultan molestos para los equinos y menoscabarán la salud del animal por bien alimentado que esté, siempre que se les exponga a tales elementos durante espacios de tiempo prolongados. El microequilibrio medioambiental, se logra cuando la temperatura, la Hr y la velocidad del aire están compensados. Las necesidades más importantes hacen referencia a la temperatura, a la humedad relativa (Hr), y la ventilación. La oxigenación y el control de los gases deletéreos (amoniaco, anhídrido carbónico, sulfhídrico y metano), se consigue con velocidad de aire y con caudal. El control del ambiente es vital para los caballos, sobre todo para los que pasan la mayor parte de su vida en la pesebrera, el calor desprendido por los caballos, es función de variables como la edad, la superficie corporal, el peso o talla, la cantidad de pienso, la condición del hábitat, temperatura, Hr. y nivel de esfuerzo. La Hr ambiental se modifica por el vapor de agua liberado por el animal en estabulación, a causa de sus orines y por el agua que cae de los bebederos.

8.1.Temperatura
La cuadra se diseña según el clima de la región, la temperatura ambiente para los equinos se halla dentro de 7 y 24ºC, y se consideran óptimos 15ºC. Esta temperatura ideal se logra con un buen sistema de ventilación en los días calurosos y un aislamiento adecuado de la construcción en los días fríos. Los caballos no toleran cambios bruscos superiores a 2.5ºC por hora, desde los 20ºC hasta los 40ºC, un caballo va aumentando su ritmo respiratorio hasta cuatro veces, lo cual constituye un estrés térmico evidente. A partir de los 26ºC, los adultos empiezan a sudar con los inconvenientes que esto trae, para equinos no aclimatados esto puede agravarse si la Hr y la velocidad del aire son elevadas. Para controlar estos valores se puede disponer de una calefacción.

8.2. Humedad
Dado que un caballo de 400Kg de peso elimina 6kg/día de vapor de agua (entre 12 y 18g/kgPv), esta cifra no parece ser significativa, pero si la multiplicamos por 40 animales, la cifra se eleva a 240kg/día. La eliminación de una cantidad tan grande de humedad, especialmente en climas con humedad alta o en el invierno cuando el local permanece cerrado, es un problema que el proyectista tiene que resolver, teniendo en cuenta que la humedad relativa optima para los equinos es del 60% aunque se acepta un margen del 50 al 75%.

8.3. Ventilación
La ventilación tiene los siguientes propósitos principales: a. Proporcionar y mantener oxigeno limpio y fresco, b. Controlar la temperatura y la Hr ambiental, c. Eliminar los gases deletéreos, el polvo, malos olores y microorganismos. Las determinantes climáticas y el diseño de las instalaciones determinan que sistema de ventilación debe emplearse, igualmente la ventilación puede lograrse mediante aberturas en los techos, respiraderos de campana en la cumbrera, ventanas, puertas y/o ventiladores.

El detalle más importante en una cuadra, consiste en asegurar abundante ventilación natural, en la mayoría de las pesebreras la ventilación resulta deficiente en lugar de excesiva. En un establo correctamente ventilado no se producirán corrientes de aire, aunque será adecuado el intercambio de aire para mantener a los caballos en un ambiente sano. Las técnicas más simples de ventilación dinámica se basan en la utilización correcta de fenómenos naturales, la mayoría de establos para caballos hacen uso de: el efecto chimenea; cuando por sobrepresión asciende aire caliente o espirado, al disponer de un respiradero de cumbrera de 15-30cm a lo largo de todo el edificio; la aspiración; cuando la fuerza del viento a través del edificio succiona el aire hacia fuera; y el envío de aire de un lado a otro del edificio. Igualmente durante las épocas calurosas, se incita el movimiento del aire, abriendo las puertas y ventanas, lo cual evita los cambios bruscos de temperatura, ambientes muy contaminados, calientes y mal ventilados, con lo que descenderá la temperatura al interior del pabellón. También puede ser necesaria la instalación de ventiladores para entrada y expulsión de aire que pueden ser controlados de forma manual o automática mediante termostato o higrómetro. Como norma aproximada por cada caballo existirá una superficie de salida de aire de 900 cm² y una superficie de entrada de 2700 cm². El movimiento recomendado de aire es de 0,85-2,8 m³/min para proporcionar una tasa de ventilación de 6 a 30 L/min/kg de Pv, esto se logrará con un mínimo de ocho intercambios del aire/hora para asegurar que se mantiene un nivel bajo de polvo y esporas. No olvide que lo que más necesita el caballo para mantener la salud es aparte de una nutrición adecuada, una amplia dosis de aire fresco. No deje de proporsionarselo, lo beneficiará en grado sumo sin que resulte costoso



8.4. Caudal de ventilación
Las necesidades varían dependiendo del clima de la región, si la ventilación es natural, es suficiente disponer de 1m² neto de ventana por caballo. En USA, en verano utilizan paneles de refrigeración evaporativa, para bajar la temperatura y aumentar la humedad, y en invierno, instalan calefacción de apoyo. La eficiencia de estos paneles se puede resumir de la siguiente forma: por cada 10 puntos de Hr exterior de más, dejan de rebajarse 1-2ºC para una misma temperatura. A Hr constante, por cada 5ºC de aumento exterior se puede disminuir 1-2ºC en el interior.

Todos los sistemas artificiales de ventilación y humidificación deben tener un nivel de ruido inferior a los 70dB y autorregulación electrónica: los primeros por termómetro y los otros con humidostato. Si hay ventilación dinámica, también se puede utilizar un sistema de emergencia, con ventanas de descuelgue automático por electroimán, además de alarma. Las necesidades de aire de un caballo adulto oscilan entre 1.7 m³/min. de aire por cada 450kg de peso, cuando hace frío, y 2.8 m³/min cuando hace calor. A estos valores, hay que añadir las necesidades de las personas que van desde los 225m³/h hasta los 900m³/h.

8.5. Nivel de polvo ambiental y gases deletéreos
El polvo procede del exterior y del interior de las mismas, Así una brisa moderada, de 5m/seg, levanta polvo y lo introduce en el local. En el segundo caso, los forrajes y raciones o las actividades realizadas en la cuadra generan polvo. El nivel de polvo esta relacionado con la humedad relativa. Con un 60% de Hr, un 90% de polvo esta en el suelo. Una concentración elevada de partículas, por ejemplo 20mg/m³, favorecen los trastornos del aparato respiratorio. En cuadras mal ventiladas, es difícil controlar la humedad (la del ambiente, de los orines, de los bebederos y de la respiración), el amoníaco (orines), el gas carbónico (respiración) y otros gases. No debe haber más de 10ppm de amoníaco, ni 0.6ppm de carbónico. Cuando la concentración de amoníaco sube de 5 hasta 25ppm, la cantidad de bacterias por m³ se duplica.

8.6. Iluminación
Los caballos tienen sus sentidos bien desarrollados y sensibles, incluida la vista, de manera que la iluminación artificial es para facilitar el trabajo de los cuidadores. La buena iluminación es una combinación de calidad, cantidad y color. La cantidad de luz requiere que no deslumbre y que no provoque fuertes contrastes entre objetos iluminados y su fondo. Una iluminación natural inadecuada crea un ambiente sombrío e influye negativamente en el estado anímico del animal, además, se dificulta realizar aseo, suministrar alimentos, así como el manejo y la seguridad del animal y del personal encargado.
Cuando se instalan luces en la pesebrera, se suelen ubicar próximas a los comederos (un fluorescente de 60w y 20lux de intensidad son suficientes). Para evitar accidentes se disponen en huecos, o dispondrán de protectores. Las instalaciones eléctricas en general estarán fuera de la pesebrera y entubadas de forma que el caballo no pueda morderlas ni frotarse con las mismas.

Los pasillos, zona de lavado y entrenamiento, estarán bien iluminados con un mínimo de 320-430lux. Los picaderos dispondrán de una iluminación uniforme que elimine puntos oscuros y sombras. La iluminación de emergencia se ubica en las zonas de acceso y en pasillos. La iluminación natural se consigue con 1m² de ventana por cada 15m² de superficie de cubierta. El numero total de horas de luz diarias debe estar entre las 10 y las 16, en función del animal. Un error común en muchos establos consiste en que no disponen de suficientes toma corrientes. Existirá como mínimo una toma corriente por cada 4 pesebreras y se dispondrá de una extensión de 30m. que pueda llegar a cualquier zona del establo.

Opción de espacio, insertar Tabla Necesidades mínimas de iluminación

Para concluir este tema, se debe también hablar del diseño que se quiere; algo vernáculo, tan moderno como tradicional o una arquitectura optimista que mira hacia delante. Básicamente el caballo será el protagonista de toda la edificación, junto con las determinantes de construcción y diseño, ademas de los gustos y necesidades del propietario. No hay que olvidar que el diseño de una edificación es mas que un desarrollo escultórico sincero y magnánimo, por básico que sea, es un proceso estético creativo en el cual cada época define los conceptos de expresión y sus espacios arquitectónicos.

Bibliografía
1. 15 Autores. Alojamientos e Instalaciones. Editorial Mundi-Prensa, Barcelona España. 1998

2. Bravo Diego. Caballo colombiano, ciencia y arte. Editorial Ediciones Gráficas, Medellín Colombia. 2001

3. Builde Raúl. Manejo de haras, problemas y soluciones. Editorial Hemisferio Sussa, Buenos Aires, Argentina. 1987

4. D.G. Powell, S.G. Jackson. El Caballo, salud y cuidados. Editorial Acribia, Zaragoza, España. 1992

5. Gordon Sally. Manual ilustrado de equitación. Editorial Blume, Barcelona, España. 1985
6. Neubauer Loren. Farm building desing. Editorial Prentice-Halling, New York, USA. 1961
7. Neufert. Arte de proyectar en arquitectura. Editorial Gustavo Gilli, Barcelona, España. 1983

8. Pérez Acero José. Instalaciones agropecuarias. Editorial Usta, Bogotá, Colombia. 1987
9. Real Venegas Cesar. Zootecnia equina. Editorial Trillas, México D.F. México. 1990
10. Saunders Ray. El caballo, su cría y cuidados. Editorial Hispano Europea, España. 1988



Créditos fotografías

Titulo: Fotografías de la obra de Luis Barragán
Autor: Salas Portugal, Barragán Luis
Numero Topográfico: 720.972 S15f
Editorial: Gustavo Gili
Año: 1992

Titulo: Las grandes yeguadas del mundo
Autor: Kohler Hans Joacim
Numero Topográfico: 636.1 K64g

Titulo: Luis Barragán, Búsqueda y creatividad
Autor: Universidad Autónoma de México
Numero Topográfico: 720.972 B1712
Editorial:
Año: 1996

Titulo: Luis Barragán
Autor: SIN
Numero Topográfico: 720.972 L84a

Titulo: Luis Barragán, La revolución cálida
Autor: SIN
Numero Topográfico: 720.972 L86b
Editorial: Barragán Fundation
Año: 2001

Este no es la ultima corrección, debe tener algunos errores… ojala les sirva y puedan aplicarlo en sus fincas… el tema es súper interesante, y lógicamente es susceptible de ser mejorado.
Anexo algunos cuadros de que son muy útiles:

1. Tipo de caballo. Superficie y volumen estático, por caballo en alojamiento fijo*
2. Dimensiones, según tipo de caballo.
3. Superficie y volumen estático, por caballo en alojamiento fijo*
4. Altura de techo
5. Superficie de dependencias auxiliares
6. Superficie de cuadra
7. Ancho de plaza
8. Altura recomendable para el comedero y la rastrillera de heno
9. Necesidades mínimas de iluminación
10. Normas ambientales para caballos estabulados. Condiciones de equilibrio


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si deseas hacer algún comentario en cualquiera de los temas publicados en "Jinete y Caballo", recuerda no utilizar palabras irrespetuosas ni ofensivas.
Gracias por tu comprensión...

Paginas (67)12345 Pagina Siguente
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos Recientes