Criadores de Potro Hispano-Bretrón promocionarán el consumo de esta carne

Foto: AA. PRODUCTORES POTRO HISPONO-BRETÓN

BURGOS, 21 May. (EUROPA PRESS) -

EN CENTROS DE SALUD Y AMPA

La Asociación de Criadores de Potro Hispano-Bretrón promocionará el consumo de esta carne en centros de salud y asociaciones de padres y madres con el principal objetivo de dar a conocer a los médicos y a las familias las bondades de este alimento de sabor "similar a la ternera", bajo en sodio y en grasa y con muchas vitaminas y proteínas, además de ser rico en hierro de fácil asimilación y con un "altísimo contenido" en Omega 3.

Así lo ha explicado a Europa Press Gema Fernández, agente de desarrollo local que promueve los proyectos de la Asociación de Criadores de Potro Hispano-Bretón y que tiene entre otros de sus objetivos acercar el consumo de este tipo de carne a los escolares, para que se acostumbren a comer carne de potro "desde pequeños", y a los deportistas, a los que "puede beneficiar mucho".

Según ha asegurado Fernández, la carne de potro hispano-bretón tiene unos valores nutricionales "excelentes", como avala José Javier Pi Barrio, médico especialista en Endocrinología y Nutrición del Complejo Asistencial de Burgos, que ha asegurado que esta carne es desde un punto de vista nutricional "notablemente superior que sus teóricas competidoras como las de vacuno, cerco, pollo o cordero".

"Contiene una importante cantidad de ácidos grasos esenciales, en concreto nueve veces más que la carne de vacuno", ha aseverado el médico nutricionista, que ha destacado además el bajo contenido en colágeno de esta carne "más tierna y fácil de diferir". Según sus estudios, el aporte calórico de carne de potro es de 100 kilocalorías por cada 100 gramos frente a los 235 del cordero, los 155 del cerdo y los 135 del vacuno, a lo que se une que el potro no produce enfermedades contagiosas para el hombre como la tuberculosis o la triquinosis.

La agente de desarrollo local ha sumado a esas peculiaridades nutricionales de la carne de potro su producción autóctona, en la provincia de Burgos, y de una manera natural y "supersana" que "podría ser ecológica" ya que los animales pastan en el monte junto a sus crías y se alimentan con hierba, leche y, en la última fase, con cebo "muy natural".

RAZA AUTÓCTONA PROTEGIDA

La Asociación de Criadores de Potro Hispano-Bretón nació en 1999 con el principal objetivo de velar por la pureza y la selección de la raza de estos animales, una raza equina autóctona considerada de protección especial o en peligro de extinción por el Real Decreto 1682/1997 que establece el catálogo oficial de razas de ganado de España, obligada a reorientar su producción hacia el consumo de carne.

Otro de los objetivos de la asociación eran unir a los ganaderos del sector equino de esta raza típica burgalesa y trabajar para que los productores obtengan precios justos por sus animales y un valor añadido a la carne, además de llevar a cabo acciones de promoción y de comercialización de este producto.

En la actualidad, la Asociación de Criadores de Potro Hispano-Bretón está integrada por 120 socios, todos ellos ganaderos, repartidos por toda la geografía burgalesa, como la Sierra de la Demanda, Condado de Treviño o la zona de páramo, aunque con especial presencia en Las Merindades.

Estos 120 socios cuentan en estos momentos con unas 2.100 reproductoras y destinan cerca del 90 por ciento de su producción a la exportación, en concreto, a países como Francia e Italia donde el consumo de carne de potro tiene una mayor aceptación. La mayor parte de la producción sale adelante a través de intermediarios que se encargan de cebar a los animales para su posterior venta a esos países aunque ya hay una ganadería de Merindades que ha instalado unos cebaderos para vender directamente la carne en el mercado exterior y conseguir así una mayor rentabilidad por su producto.

La agente de desarrollo local ha admitido a este respecto que los animales destinados a exportación suelen estar "muy mal vendidos" porque son comercializados a un "precio muy bajo" ya que los ganaderos no pueden mantener los potros mucho tiempo en sus explotaciones por el elevado coste de su alimentación.

Gema Fernández, que ha reconocido que la demanda en el mercado interior es "bajísima", ha significado no obstante la penetración conseguida en el mercado burgalés desde septiembre de 2010 con la incorporación de un total de once carnicerías (nueve en la capital, una en Miranda de Ebro y otra en Soncillo), que compran estos animales directamente a la Asociación.

Según las cifras aportadas por la agente de desarrollo local, entre las once carnicerías matan alrededor de 20 animales al mes cuando el consumo anterior era "testimonial".

"Se trata de una ganadería de auténtico lujo", ha defendido Gema Fernández, que ha lamentado que la escasez de recursos con los que cuenta la Asociación de Criadores de Potro Hispano-Bretón le impidan llegar a otras provincias y comunidades autónomas para dar a conocer las bondades del consumo de esta carne, si bien ha abogado por la presencia de este colectivo en todas las ferias y eventos a las que pueda asistir y dar a degustar esta carne cuyo secreto está con cocinarla con un poco más de sal ya que es más dulce, lo que la hace más apta para el consumo infantil.

Gema Fernández ha destacado por último las variadas posibilidades que ofrece la carne de potro para cocinarla, bien sea asada, guisada o a la plancha, y ha significado el éxito que han conseguido los productos elaborados, como hamburguesas, albóndigas o salchichas.

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo