El calostro: cuestión de vida o muerte para el potro




Por: José Luis Canelón Pérez, MV. MSc.       
Serviequinospdte05@yahoo.com
0414-529 77 24

Nacido indefenso

            Tomar la primera leche o el calostro para el recién nacido, puede ser una cuestión de vida o muerte para él.  Todos sabemos que para combatir las  infecciones las personas saludables y los caballos poseen un sistema inmune que puede responder en la forma de células que pueden matar a las bacterias invasoras. El potro nace con un sistema inmune intacto, pero sin anticuerpos circulantes que puedan librar la batalla contra la infección.

            A diferencia de nosotros los humanos, el potro nace sin anticuerpos. Mientras se encuentra en el útero, el tipo de placenta de los equinos impide que partículas de gran tamaño como son las inmunoglobulinas pasen a su torrente circulatorio, de manera que se ve privado de los anticuerpos que posee su madre.

            Aunque el sistema inmune del potro al nacer es perfecto, no puede responder a la agresión de los gérmenes con la rapidez necesaria para defenderse de ellos, esta lenta respuesta deja al potrillo a merced de las bacterias existentes en su medio ambiente, a menos que tome y absorba una cantidad adecuada de calostro.

Calostro

            Es la primera leche de la yegua, espesa, amarilla y muy pegajosa, mucho más rica en principios nutritivos, vitaminas y minerales que la leche que la yegua producirá más tarde, esta es menos espesa y blanca. El calostro también tiene propiedades laxantes, ayudando al potro a eliminar las primeras heces o meconio, tiene glucosa y energía que le confiere al potro la fuerza para incorporarse y mamar, pero sin duda, la función más importante es la inmunizante.

            Es producido por la Yegua solamente una vez por preñez, justo antes del parto y no por más de 24 horas después de haber parido. Al aproximarse el parto, su ubre empieza llenarse con calostro y empieza a gotearla por la punta de sus tetas, la consistencia del calostro  se parece a la cera, de allí que se use en inglés el término “waxing.” para denominar este hecho.

            Este calostro está lleno de inmunoglobulinas (IgG, IgA), mayormente gammaglobulinas (IgG), que la glándula mamaria ha concentrado del torrente sanguíneo de la yegua y que protegerán al recién nacido contra infecciones hasta que su propio sistema inmune esté listo para defenderse alrededor de lo tres meses de edad.

Cuando debe tomarlo

            El potro debe tomar y absorber el calostro antes de las primeras 12-24 horas de nacido, esto  es debido a que las inmunoglobulinas solamente pueden ser absorbidas por su tracto gastrointestinal  en muy corto período de tiempo; las primeras 24 horas de nacido, siendo en las primeras 8 horas de vida en las cuales la absorción es mayor. Después de estas 24 horas de nacido, el intestino del potro pierde la total capacidad de absorber estas macromoléculas, capacidad que se ha venido reduciendo paulatinamente desde las primeras 8 horas de nacido.

 Lo normal

Cuando un potro nace en la mayoría de los casos se incorpora en un promedio de 35 minutos en Criollos y  45 minutos en Purasangres de Carreras, busca la ubre a ciegas hasta que la encuentra y mama sin problemas, absorbiendo el calostro materno.

 Falla de transferencia pasiva.

            Si un potro no absorbe suficiente calostro de la madre, hay una falla de transferencia pasiva de anticuerpos, esta puede ser total o parcial. Niveles menores a 400 mg/dl de IgG (Inmunoglobulinas G) se consideran altamente riesgosos para contraer enfermedades, riesgos que disminuyen en la medida que estos niveles se encuentran por encima de 400 mg/dl, mejor sobre los 800 mg/dl, una transferencia máxima de IgG estaría por el orden de 1.200mg/dl

            Podemos considerar varias razones para que la falla de transferencia pasiva suceda:  la agalactia o fallo en la producción de calostro. La producción de calostro de muy pobre calidad (baja concentración de IgG). La pérdida del calostro por  goteo  antes del parto. Imposibilidad del potro de incorporarse y mamar. Muerte de la madre antes de mamar calostro. Estas causas y otras similares , nos dejan con un potro expuesto a las enfermedades si no actuamos y resolvemos la situación.

Solución antes de las 24 horas de nacido 

            La administración de calostro oralmente es la solución, mientras más cercano al nacimiento mejor. Mantener calostro congelado de la temporada anterior o del mismo año, representa la solución más práctica y menos costosa. Yeguas que han perdido su potro pueden ser ordeñadas hasta obtener casi la totalidad del calostro. El ordeño de una pequeña cantidad de leche (200 cc)  a cada yegua que para en el haras, puede ayudarnos a mantener un “Banco” de calostro para emergencias posteriores. Congelarlo y tenerlo disponible nos puede ahorrar muchos inconvenientes futuros . Al descongelarlo no lo haga en microondas se destruyen los anticuerpos, el baño de María lentamente es la mejor opción.

            El suministro del calostro generalmente se realiza por sonda nasoesofágica y es muy recomendable que lo realice un Médico Veterinario.

Después de las 24 horas de nacido.

            Prácticamente después de las 16 horas el intestino ha perdido casi toda la capacidad de absorción de los anticuerpos maternales contenidos en el calostro. La solución que nos queda es realizar una transfusión de plasma sanguíneo, elaborado a partir de algún otro equino integrante del plantel, 1-2 litros de plasma son generalmente suficientes para elevar los niveles de IgG  a límites seguros
.
            En algunos países existen productos comerciales para el tratamiento oral y el intravenoso de la falla de transferencia pasiva.

Nadie da lo que no tiene

            A objeto de que las yeguas preñadas tengan suficientes anticuerpos contra enfermedades que son prevenibles mediante inmunización (encefalitis, rabia, tétanos), es recomendable que sean vacunadas contra estas enfermedades cuatro a seis semanas antes del parto.

Cuando el calostro es peligroso

            En una afección de los potros conocida como Isoeritrolisis Neonatal (IN), en la cual se produce una anemia que puede ser fatal si no lo detectamos a tiempo. La yegua madre se sensibiliza a ciertos antígenos de los eritrocitos, bien sea por una transfusión sanguínea previa o la exposición a la sangre de un potro anterior durante el parto. Esta sangre estimula la aparición de anticuerpos que se concentran en el calostro. Si el recién nacido tiene los eritrocitos con el antígeno en cuestión (heredado del semental) contra el cual la yegua ha creado anticuerpos, entonces, después que el potro ingiere el calostro, estos anticuerpos destruirán los glóbulos rojos del potro. Esta afección es algo parecido al problema del factor rh en los humanos.

            Por pruebas de ADN es posible detectar los cruzamientos que pueden generar potros que sufran IN . Los potros  desarrollan los síntomas  antes de las 48 horas, se debilitan, las mucosas palidecen y elevan sus ritmo cardiaco y respiratorio. Afortunadamente, es un problema de fácil solución y cuando se conoce el riesgo es perfectamente prevenible, evitando que el potrillo mame el calostro de su madre y dando calostro del “Banco” vía oral o Plasma intravenoso si fuera el caso.

Nuevo estudio acerca de la importancia del calostro

            El Dr. John Madigan, profesor  de la Facultad de Veterinaria en  la Universidad de California, Davis, ha venido recomendando que los potros tomen una pequeña cantidad de calostro antes de que se incorporen, es decir a pocos minutos de su nacimiento. Basado en la evidencia de que los potros, durante el proceso de buscar la ubre de su madre, pueden ingerir diferentes agentes patógenos. Después que  la madre ha expulsado la placenta, hay una gran contaminación porque las yeguas defecan durante el proceso del parto, contaminando parte de su cuerpo y la placenta. Los recién nacidos al incorporase, lamen y chupan diferentes partes del cuerpo de la madre buscando la ubre y es cuando permiten a las bacterias presentes ingresar a través de su intestino, que si bien está preparado para absorber las inmunoglobulinas que son macromoléculas, también permite el ingreso de bacterias que pueden ser patógenas y enfermarlo.

            El reflejo de succión se establece antes de que el potro se incorpore, el calostro se suministra con un biberón. Si el reflejo de succión no es fuerte, lo que sucede en potros débiles al nacimiento, hay que tener mucho cuidado de que el calostro no pase a vías respiratorias y cause una neumonía.

El calostro con su contenido de IgA , si llega primero que las bacterias, protege al intestino del potrillo del ingreso de estas evitando posibles enfermedades. Según el Dr. Madigan, hay una carrera entre los patógenos y el calostro, es por ello que recomienda el suministro de una pequeña cantidad (2-8 onzas) de calostro en los potros nacidos normales, antes de que se levanten y busquen mamar.

Antes de ordeñar la yegua, hay que realizar una limpieza exterior, para disminuir la contaminación. El uso de un nuevo invento para ordeñar la yegua de manera segura, denominado “Easy Milker” ayuda a la obtención de un calostro sin contaminación.
En su experiencia, la primera fuente de infección de los potros no es el cordón umbilical o el ombligo, sino el intestino. Realizando esta práctica logró controlar un brote de Salmonelosis en un haras. Suministrar calostro con sus anticuerpos al potro antes que los agentes patógenos sean ingeridos, es para él, la mejor medida de prevención que los criadores pueden efectuar.

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo