La historia de un folículo en Diestro Pico, la yegua "Ally" y el caballo "Armando Z"

Autor: Dr. M. V. Carlos Federico Rodriguez Garantón

El día 16 de octubre, a las 9pm recibí una llamada que resulto siendo una muy agradable sorpresa. “Pico” el Doctor Francisco Martínez mi compañero de estudios en la FCV-UCV y con una amistad de 30 años me llama luego de pasar más de 15 años sin verlo, ya que se había ido a vivir a los Estados Unidos y allá desarrollo su carrera de jinete de equitación.

Que sorpresa tan agradable. Me cuenta que tiene una yegua que no le quiere quedar preñada, ¡a lo que se me paran los pelos de la sorpresa!. De verdad me sentí alagado de que me llamara. Me sentí de verdad honrado de que mi compañero de estudios y de grado pensara en que yo lo podía ayudar con su problema de fertilidad en la yegua ALLY. De inmediato le dije que contara conmigo que apenas me despertara salía para Caracas a revisarla y sin saber lo que tenía le dije que se la iba a preñar como fuera. El trato de explicarme lo que tenía, pero yo no le di oportunidad, a mi no me gusta que me cuenten nada, porque me crean una idea equivocada de la situación, así que hasta allí llego la conversación.

Al día siguiente me levante muy temprano como hacemos los de la tercera edad, y vi el amanecer desde mi balcón. Los rayos del sol comenzaron a cambiar la tonalidad, y desde la oscuridad aparecen las faldas del Ávila; la mitad del cielo comenzó a tornarse de colores que variaban del morado al anaranjado a mi derecha. Luego el mar que hace minutos comenzó a salir de esa oscura y profunda inmensidad apareciendo a lo lejos un azul muy oscuro. Esto mientras me tomaba mi respectivo café con leche de 4 que me tomaría esa bella mañana mirando el mar y el cielo azul intenso sin una sola nube.
 El hoyo 7 del campo de golf me deja ver al profesor Pacheco dictar su primera clase mientras el alumno le bota la mitad de las pelotas de golf en la laguna. Y le grito ¡ah Pacheco!, y el de inmediato feliz a lo lejos le veo saludarme con alegría batiendo sus manos al aire. Y que difícil se me hace salir de mi casa cuando por el balcón veo esa piscina azulita con su agua transparente que me invita cual enamorada a meterme dentro de sus aguas tibias.

Logre salir del hipnotismo que esa linda mañana me había sumergido y salí de mi casa, me monte en mi camioneta y arranque por toda esa costa a mi derecha y por macuto me enrumbo a mi izquierda por las faldas del Ávila, llego al Picacho bien arriba en esa inmensa montaña me como una fresas con crema y meto la mocha para bajar con ese empinado rumbo vía Caracas.

Llego al Fuerte Tiuna y sale Pico a mi encuentro. La ultima vez que lo ví tenía pelos en la cabeza, un tipo alto estilo anglosajón tipo del Caracas Country Club. Ya lleno de arrugas en el rostro como yo, producto en parte por la edad, en parte por el trabajo arduo bajo el sol y también por esa mezcla del triunfo y derrota de todo ser humano a estas alturas de nuestras vidas. Con cariño nos saludamos y de inmediato con sus profundos ojos verdes rallados me comienza a echar un cuento que insisto que no me cuente, porque no quiero saberlo porque me confunde.

Caminamos al lugar de la Veterinaria en donde existen unas bellísimas instalaciones y Pico me muestra a Ally. Una hermosa yegua de color alazano careta, que luego de meterla en el brete de palpación se pone arisca y muy nerviosa como queriendo decir con sus ojos que no le gusta eso en donde la tienen metida.

De inmediato la miro a los ojos y le toco el cuello, deslizando mi mano amiga hasta su frente. Ella con su cabeza muy levantada casi que me obliga a pararme en la punta de los pies para alcanzar su cabeza. Y comienzo como siempre por orar, pidiéndole a Dios Jehová que me de la sabiduría para que con mis manos y mi ciencia me den el don de poder preñar en forma precisa a Ally, le pido a Jesucristo nuestro redentor el milagro de preñar a esta yegua infértil que ahora toco con mis manos, y que como dice la Biblia el hizo el milagro de preñar a mujeres infértiles, que me de el poder de sanidad para preñar a esta yegua infértil según el diagnostico que ya veterinarios habían dado a su dueño con anterioridad. Le pedí a la Virgen del Carmen nos cubriera con su manto milagroso y dije amen y amen! Mientras oraba y pedía por ella, la yegua fué cayendo en un estado de relajación que la cabeza, si no es por los tubos del brete, su boca habría tocado el piso.

Seguidamente preparo a la yegua Ally para la palpación transrectal que me permitiría palpar su útero y determinar sus condiciones, así como los ovarios. El derecho lo agarro y detecto un folículo tenso de unos 30 milímetros de diámetro de pared gruesa. Luego retiro mi brazo protegido por un guante de palpar del recto de la yegua y procedo a limpiar su área perianal y vulvar, me pongo otro guante impregnado en crema de nitrofurazona y meto el brazo vía vaginal y reviso el cérvix que esta cerrado. Esta situación particular nos indicaba que estábamos en la presencia de un folículo en diestro. A lo que decido abrir y dilatar el cuello uterino. Sacamos a la yegua del brete y sale del mismo con la cola levantada y le digo a Pico, Dios es muy grande y ¡hoy mismo la vamos a preñar!. Busca el caballo.

El agarra su teléfono celular y hace unas llamadas para obtener el permiso de que la yegua pueda ser servida con el padrillo de sus sueños el caballo “Armando Z”.


El Dr. M. V. Carlos Federico Rodriguez Garantón  y el Dr. M. V. Francisco Martínez

Luego de un rato se logra que aprueben el salto y le colocamos las sueltas a la yegua y un buen arcial de cadena.

Sale ese monumental caballo blanco inmensamente grande y yo viendo como me le voy a meter a agarrarle el pene a ese tremendo caballo que parecía algo así como el caballo de Troya ya que mi cabeza llegaba debajo de su cruz.

El caballo ve la yegua y de inmediato desenfundó y erectó, llegándole de forma muy agresiva a la yegua, quien gritaba, se orinaba y se movía de un lado al otro. Hasta que al fin el padrillo monto la yegua buscando desesperadamente su vagina, pero el pene se buscaba meter por el recto, así que debí dirigir la copula, el caballo cual profesional Gigolo eyaculó si problemas y al colocar la palma de mi mano en el área uretral logré sentir para mi tranquilidad el paso de las 5 fracciones del eyaculado.

 Todo ocurrió a la perfección. No hacia mas de media hora que llegue a reencontrarme con Pico y ya su yegua infértil estaba servida. De inmediato le dije que fuera a la farmacia y consiguiera gonadotrofina coriónica humana y le colocara 2mil unidades internacionales vía intramuscular, en 48 horas deberíamos chequear la ovulación para garantizar la fecundación. A lo que en 2 días regresé y palpe de nuevo con mi ritual de costumbre. La yegua no había ovulado. De inmediato mande a sacar el padrillo y de nuevo colocamos el caballo, esta vez con un folículo fluctuante y ya apunto de ovular. Abrí de nuevo el cérvix y servimos a la yegua chequeando la eyaculación.

A partir de ese momento supe que la yegua había quedado preñada, pero no me iba a dar el lujo de bajo ningún motivo que esta yegua no quedara preñada. En mi condición de medico veterinario empírico decidí aplicar vía intramuscular 3 gramos de cefalosporinas cada 12 horas por 6 días.

Ese día almorzamos felices, yo con la garantía mental de que habíamos hecho todo lo que había que hacer. Me fui contento a dictar mi diplomado de 6 días de reproducción en equinos. A los 12 días Pico me llamo y me dice hoy es el día. Con la mayor confianza del mundo monto esa mañana el ecosonograma que muy poco uso por confiar en mi mano plenamente. Pero es imposible antes de los 18 días poder diagnosticar una preñez vía transrectal.

Llego feliz al Fuerte Tiuna y ya la yegua Ally me esperaba en el brete. La toque, oré pidiendo que estuviera preñada y al meter la mano y agarra el útero palpo una matriz engrosada lo que no me gustó para nada. Eso indicaba una baja producción de progesterona por parte del cuerpo lúteo.

Seguidamente metí el transductor del ecógrafo y comencé a revisar los cuernos uterinos. En el cuerno izquierdo había algo de moco y edema lo que me entristeció. Pero en el cuerno derecho logré visualizar lo que estaba buscando. La alegría fue muy grande. Tanta que comencé a pegar brincos incontrolados como un muchachito y gritaba esa canción de mi infancia que decía, pico, pico, solo rico….. 


Evaluación Ecográfica de vesícula embionaria con doce días de gestación

Oficialmente la yegua estaba preñada. De inmediato le dije a pico hay moco en el cuerno izquierdo, así que hay que aplicar mas antibiótico, y ¡el nivel de progesterona esta bajo! Y lo sé porque la ausencia de tono en la matriz. De inmediato salió a buscar las dos cosas que faltaban.
La yegua se mantuvo hasta la fecha con óvulos de progesterona intravaginal y antibiótico parenteral por 6 días más. 


Obtención de imagen Ecográfica de 20 días de gestación

Dios es mi guía, la roca donde yo piso. El es mi escudo y armadura. ¿Si Dios conmigo, quien contra mi?. Dios me permitió darle a Pico  ese regalo después de tantos años sin darle un regalo de cumpleaños. Pues allí lo tienes. 

En el día 20 de la gestación fui a rechequear con el ultrasonido y la preñez por vía transrectal era una cosa bellísima- la matriz estaba totalmente tónica, los cuernos perfectamente delineados y en la base del cuerno izquierdo una vesícula embrionaria. Logramos mantener los niveles de progesterona altos y la vesícula embrionaria estaba allí hermosa y radiante en la pantalla del ecógrafo. Con mi cara de alegría le voy diciendo a Pico lo que encuentro; y el incrédulo me pide el transductor. Introduce el mismo y lo coloca sobre el útero y allí mismo estaba claramente definida una hermosa circunferencia perfectamente delimitada que indicaba que no habíamos perdido el tiempo, ni el esfuerzo. En ese momento le di la mano y le dije que mil gracias por haber pensado en mi para ayudarlo con su problema.

Dios bendiga a la yegua Ally y que le para un bellísimo potro, que se torne en un campeón internacional. Amen y amen!

Mi sabiduría viene de Dios Jehová, su hijo Jesucristo me da el poder de sanidad y la Virgen del Carmen me cubre con su manto milagroso. ¡Amen y amen!


Dr. M. V. Carlos Federico Rodriguez Garantón, 
M.V-UCV-FCV.
Herrero certificado by the American Farrie´s Association.
Journeyman Farrier by the Brotherhood of Working Farrier´s
1999 International Equine Practitioner´s Hall Of Fame Member
Presidente de la asociación de Herradores de Caballos de Venezuela
Presidente de la Asociación de Medicos Veterinarios Practicantes de Equinos 


Contactos:
Mail:carlosfrodriguezg@hotmail.com
Móvil:+584143227648
BlackberryPin:26A567D1
Twitter: cfrgvetfarrier

Consulte siempre a un Veterinario.  Jinete y Caballo. Gremio Ecuestre Venezolano...

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo