Relato del Indio (Caballo de Coleo)


Después de una extraordinaria semana de trabajo en la Ciudad de Puerto Cabello me dirijo a mi tierra yaracuyana, feliz y contento porque iba a mi casa y me esperaba mi esposa y una semana larga, debido a que me había tomado unos días de vacaciones. También me esperaba un bello ejemplar el cual tengo conmigo desde que tengo 12 años y fue un regalo que me hizo mi padre Martín Pernalete en una tarde de toros coleados cuando tenia dicha edad, pero debido a la hora (21:00) que llegue ese dia a mi pueblo Aroa, en el Municipio Bolívar del Estado Yaracuy no pude ver mi caballo el cual lleva por nombre El Indio, un Caballo pinto el cual quiero y aprecio demasiado.

Esa noche llegue cansado y fui directo a la cama, hasta la madrugada que me despierta mi esposa asustada y me dice “soñé que te habían envenenado el caballo” a lo que le respondo tranquila eso fue solo un sueño, al amanecer me levanto y lo primero que hice fue vestirme para ir a ver el caballo, al salir me encuentro un viejo amigo con el cual me crie desde infancia y que en un tiempo me cuidaba mi caballo el Joven Omar Graterol (El Negro) y nos fuimos charlando hasta llegar al corral donde por la noche pastea El Indio, al acercarme el caballo lo veo un poco decaído, con los ojos inflamados y lagañosos, por la parte de los testículos muy sudado, le confieso que me sorprendió su estado debido a que a pesar de su edad es un caballo alegre y con mucho brío, Tomo el caballo con su bosal y me dirijo a darle agua y su respectiva taza de alimentos, me asombro porque el caballo deja más de la mitad del alimento (puedo asegurar que es su comida preferida por la forma de relinchar al ver la taza) y toma muy poca agua, dejo el caballo con su respectiva paca y me dirijo a mi casa, le comento a mi esposa y me quedo con la duda.

Al llegar mediodía se apersona a mi casa el joven que me cuida el caballo y le comento el estado de ánimo del caballo, a lo que le pregunto qué le había echo el, me responde que baño el caballo para la garrapata con la asperjadora amarilla que tiene mi papa en su casa, la cual utiliza para regar veneno (gramoxone, glifosan) en los potreros y en el patio de la casa, señores en ese momento por mi mente pasaba la frase “trágame tierra”, lo primero que hice fue rápidamente ir a bañar el caballo con bastante agua y su champú (no se me vino a la mente mas nada).

Cae la tarde y el caballo con el mismo estado de tristeza, no quiso comer alimento, ni beber agua y cuando lo fuimos a llevar a su corral se nos echa al piso me preocupa y llamo rápidamente a un amigo que trabaja en una agropecuaria y le comente el caso, a lo que el me responde que el caballo está intoxicado y que debo hidratarlo lo mas pronto posible con 20 soluciones de Ringer Lactato que buscara 10cc de Fynacol y se lo colocara que eso lo ayudaría con el dolor, les comento que era sábado y ya eran aproximadamente las 19:00, donde conseguía todo eso lo único que tenia a la mano era 10 soluciones de Ringer, a uno nunca le falta dios llega el joven Luis Reinoso (hijo), el cual había recibido una llamada de su padre Luis Reinoso (el mismo había coleado una semana antes en mi caballo en unos toros en la Ciudad de San Felipe) diciéndole que fuera a ver mi caballo ya que había pasado su cuñado y le informo que el caballo estaba tirado en el suelo, el muchacho llega justamente con 10cc de fynacol debido a que por lo que le había dicho su padre él se imaginó que era cólico, bien le inyecto el analgésico antiinflamatorio (Fynacol) por la vena y le paso las 10 soluciones de Ringer, al rato se le empieza ver mejora al caballo por lo que nos fuimos a dormir pasada las 12am.



La mañana del domingo el caballo sigue con el mal estado y nuevamente en el suelo, por lo que se le vuelve a cumplir el tratamiento del sábado por la noche con la diferencia que solo le coloque 5 soluciones de Ringer porque eran las que actualmente existían en la farmacia, cuando cae la tarde del domingo el caballo vuelve a caer al suelo se le sigue el mismo tratamiento del fynacol esta vez tenía dos cajas de Ringer me había enviado un amigo de la ciudad san Felipe.



Amanece el día lunes y encuentro nuevamente el caballo en el sueño esta vez era mas preocupante se estaba pelando, su barriga estaba demasiado inflada y dura, rápidamente voy a buscar el veterinario a lo que este me responde según el con la verdad sus palabras fueron “El Caballo se va a morir porque para un caballo envenenado no hay cura le puedes seguir colocando las soluciones para ver si aguanta un poquito” mas después de sus palabras vuelvo yo y le digo pero será que me puede hacer el favor de ir a verlo, yo le pago la consulta a lo que el señor me responde dame un chance que no me han dejado desayunar dime donde esta el caballo que después voy a verlo (han pasado 15 días y nunca le vi la cara por donde tenia el caballo). Bueno me vengo en mi moto camino a mi casa se podrán imaginar como estaba mi alma en esos momentos se me aguaron los ojos, lloraba y me secaba las lagrimas de verdad no encontraba que hacer el nudo era tan grande en mi garganta que no me dejaba respirar, recuerdo que ese día estaba mi madre y mi padre en el hospital con mi abuela que estaba un poca mal de salud (pero que gracias a dios esta mejor) y agarro para allá, cuando le comente lo que había hablado con el veterinario empezamos los tres a llorar allí en el hospital, después que me calmo me dirijo a mi casa y le comento a mi esposa a lo que ella me responde no lo vamos a dejar morir si hay que sacarlo fuera de aquí a una clínica lo trasladamos pero por negligencia no va a morir, ese fue el impulso mas grande que me han podido dar y le pido a mi dios que me cuide a mi esposa por donde quiera que ande para que siga a mi lado apoyándome como siempre lo ha hecho.




En ese momento que ella me dice eso me acorde del DR CARLOS FEDERICO RODRIGUEZ GARANTON, ya había leído muchos reportajes de caballo de él en la web, rápidamente corrí a mi computadora me conecte a la pagina www.toroscoleados.com y de una publicación tome su numero y lo llamo el cual me atendió con mucho gusto, le comente el caso me dijo que me dirigiera al caballo tomara su frente para sentir su temperatura, me dijo que revisara sus ojos, luego con mis manos en su frente lo encomendó a dios y empezó a rezar una oración la cual a medida que la oraba el caballo iba levantando su cabeza, luego me dio unas series de indicaciones entre las cuales estaban:

Comprar un frasco de Heparra e inyectarle 10cc intramuscular diario.

Comprar un frasco de atropina e inyectar 5cc intramuscular, el mismo se   usa como antídoto en caso de intoxicaciones.

Colocar 12 soluciones de Ringer Lactato por la vena en la mañana y 12 en la tarde.

Colocar 10cc de Fynacol por la vena solo si él mismo tenía dolor, ya que este medicamento actuaba como analgésico antiinflamatorio.

Tostar 3 panes grande (en mi pueblo se le llama Pan Campesino) hasta que los mismos quedaran hecho carbón lo más quemados posible, se iban a moler y ligar con un litro de Parafina o aceite mineral, se daba a tomar al caballo con una botella por la boca.

Comprar Anís Estrellado poner a hervir, luego de estar frio se colocara en una botella para ser bebido por el caballo esto ayudaría al caballo con los gases.

Bañar el caballo lo más que se pueda con abundante agua y jabón azul (panela), en mi caso lo bañaba hasta 5 veces al día.



Todo este tratamiento se le cumplió al pie de la letra y de manera rápida debido a que el caso del caballo era bastante complicado, al realizar esto el día lunes en la tarde se le vio un poco de mejora al caballo originando que el mismo orinara y defecara poco pero lo hizo, el día martes el caballo amanece un poco mejor a los anteriores días se le aplica el mismo tratamiento con la diferencia que el Dr. Carlos Federico Rodríguez me indica colocar solo 3cc de atropina, y así pasaban los días un día bien y otro día mal (y todos los días llamaba al Dr. Carlos mañana, tarde y noche, estuviera bien o mal el caballo), cada día para mi era mas preocupante la situación del caballo sin embargo no perdía la fe en el tratamiento indicado por el Dr. Carlos.

Recuerdo que el día miércoles en la noche le comento a mi esposa no quiero que se muera mi caballo pero si es la voluntad de dios no me voy a oponer y ella me dice claro que no eso no va a pasar el se va a curar y mi respuesta fue me duele verlo sufrir de esa manera , el jueves amanece mejor el caballo, sin embargo, en ningún momento me descuide en el tratamiento, un día más tranquilo que el anterior, el día viernes tenía que asistir a mi consulta medica con el otorrinolaringólogo en la ciudad de Barquisimeto le dejo el caballo a cargo a dos personas a los cuales le voy agradecer siempre el gran favor que me hicieron en ayudarme a salvar mi caballo el señor Luis Reinoso (PADRE) y Luis Reinoso (HIJO) personas que tuvieron día a día conmigo cumpliendo el tratamiento, ese día el caballo amaneció mal ya ni recuerdo las cantidades de llamadas que le hice para saber el estado del caballo a lo que ellos me decían que hiciera mis diligencias tranquilo que ellos cumplían el tratamiento como lo indico el doctor, el día sábado el caballo sigue en mal estado con la diferencia que estaba orinando y defecando normal pero con una fetidez enorme ya eran 7 días que tenía el caballo con los mismos síntomas.

Pero como bien lo dice el dicho después de las verdes vienen las maduras, el día domingo encontramos el caballo de pie sin dolor, sin ganas de echarse, bebe agua y empieza a comer su pasto verde, fue un día de celebración paso todo el día como si no le fuese pasado nada en días anteriores, el lunes por la tarde gracias a las mejoras del caballo el Dr. Carlos me manda a suspender el tratamiento y me indica solo seguir colocando heparra por 7 días y colocar en 10cc de miel 6 capsulas de omeprazol también por 7 dias, ya ha pasado una semana y el caballo gracias a Dios y la Virgen Santa Inés del Monte no ha presentado ningún síntoma extraño todo lo contrario se ha recuperado de una manera espectacular sigue siendo el mismo caballo alegre y relinchador cada vez que ve su taza de alimento.



Al quinto día de estar recuperado el caballo llamo al Dr. Carlos, para preguntarle unas series de incógnitas entre las cuales estaban cuando podía montar el caballo nuevamente, a lo que el me responde YA, eso si ponle la silla y solo camínalo si él ha estado cerca de mí se ríe de mi cara de asombro yo decía tan rápido pero instrucciones son instrucciones busque la silla y lo monte no vi ninguna diferencia me sentí montado en el mismo ejemplar que siempre he tenido y no vi ningún reacción en el caballo de lo más tranquilo posible.



Para finalizar quiero darle las gracias a Dios y a la Virgen Santa Inés del Monte por meter su mano para que el caballo se salvara, al DR CARLOS FEDERICO RODRIGUEZ GARANTON por prestarme su apoyo, disponibilidad y conocimiento pidiéndole a mi Dios que lo bendiga y lo cuide por donde quiera que ande para que le de vida y salud y siga salvando caballo por toda Venezuela, espero algún día tener la dicha de conocerlo personalmente para agradecerle el favor que me hizo de salvar mi caballo y atender cada una de mis llamadas fuese la hora fuese y a la vez lo invito a mi casa en Aroa, Municipio Bolívar del Estado Yaracuy, al señor Luis Reinoso (padre), Luis Reinoso (hijo) y Omar Graterol (EL NEGRO) por estar día a día durante la semana que estuvimos batallando para que el caballo se salvara personas que llegaban a mi casa a las 6:00am y se iban a altas horas de las noches cumpliendo el tratamiento enviado por el Dr. Carlos, dándome animo que el caballo se salvaría (nunca olvidare que cada vez que decía un paso del tratamiento de una manera dudosa rápidamente me decían llama al Doctor, se podrán imaginar la cantidad de llamada que realice al Dr. Carlos), una persona que no se me puede olvidar mi esposa por estar apoyándome en todo y atendernos a todos de una manera fantástica (Desayunos, Almuerzos y Cenas divinas sino que lo diga el señor Luis Reinoso que a cada rato salía en turnos apretados jajajajaja), también quisiera agradecer a mi cuñado Javier, Darío y Guaco por su valiosa colaboración para con mi persona, a todos muchísimas gracias que mi dios y la Virgen los Bendiga Siempre.



Se despide de usted, Carlos L. Pernalete R. Ingeniero de Sistema, egresado de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Nacional (UNEFA) en el año 2009 y que actualmente trabaja en la Empresa Bolivariana de Puertos, S.A. ubicada en la Ciudad de Puerto Cabello del Estado Carabobo en la Zona de los Muelles, Telf.: 0416-3572517, estamos a la orden.

Dr. M. V. Carlos Federico Rodriguez Garantón, M.V-UCV-FCV.
Contactos:
Mail: carlosfrodriguezg@hotmail.com
Móvil:+584143227648
Blackberry Pin: 26A567D1
Twitter: cfrgvetfarrier


Consulte siempre a un Veterinario. Jinete y Caballo. Gremio Ecuestre Venezolano...

Comentarios

  1. Eso es hermano, caracha !!!... Corazón grande y amante de los caballos !!!, que relato tan bello y sincero ... un beso grandote!!
    Maru Fuenmayor

    ResponderEliminar
  2. Dios bendiga al dr Carlos Federico, tambien me ha ayudado con mi yegua sin conocerlo en persona, que Dios le siga dando vida, salud y conocimientos, con la misma humildad y sencillez que lo identifica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si deseas hacer algún comentario en cualquiera de los temas publicados en "Jinete y Caballo", recuerda no utilizar palabras irrespetuosas ni ofensivas.
Gracias por tu comprensión...

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo