Un caballo Tranquilo



Fuente: pferdezeitung.com
Traducido del Alemán

Un caballo que se mantiene tranquilamente parado, en medio de otros caballos, gentes y alborotos…el sueño de cualquier jinete. ¿Cómo se puede alcanzar esto? Con solo medio minuto de entrenamiento al día se puede trabajar paso a paso en enseñarle al caballo el permanecer tranquilamente parado.

El primer peldaño de este master comienza en un entorno conocido y seguro para el animal, su cuadra. Ponemos al caballo en la puerta abierta de su cuadra, esto es, mitad dentro mitad fuera, y le decimos "quieto". Tendrá el deseo irrefrenable de salir, puesto que sobre todo en este lugar es del todo inimaginable (para el caballo) el permanecer parado. Muchos caballos tienen la costumbre de ponerse nerviosos y querer ir muy deprisa en un pasillo por ejemplo. Bueno, nuestro caballo está en este momento medio dentro medio fuera de su cuadra e insiste en salir. Nosotros repetimos la palabra quieto y al mismo tiempo presionamos con nuestra suela contra su mano, justo un poco por encima de la herradura. Si el caballo retira su mano y se para un momento le damos una recompensa. Esto es suficiente para el primer día. Este ejercicio lo repetiremos hasta que el caballo permanezca quieto e incluso nos podamos alejar un poco de él sin que avance. Sin embargo y ya que el caballo es un animal de costumbres, debemos evitar realizar este ejercicio siempre a la misma hora y tampoco repetirlo tozudamente cada día. Puesto que entonces el caballo solo aprendería a parase en el umbral de su cuadra justo antes de salir, y nosotros pretendemos que el caballo aprenda a parase en cualquier lugar y circunstancia. Por lo tanto, introducimos algunos cambios; en una ocasión debe pararse cuando salimos de la cuadra, otra vez en la cuadra cuando ya haya comida en el comedero, o en el pasillo un poco antes de la cuadra. Todos estos son todavía lugares conocidos y seguros para el caballo.

El siguiente peldaño ya incorpora mas suspenso, ya que este lo realizaremos en el patio (patio de cuadras) , y aquí puede haber personas paseando, perros u otros caballos. Por lo tanto la distracción es mayor. Situamos al caballo en el patio, de forma que pueda ver aun su cuadra y con la cabeza hacia la cuadra y le decimos de nuevo "quieto". Lógicamente intentara irse a la cuadra o moverse a izquierda y derecha. Si hace esto tomamos la cabezada con ambas manos justo por los bordes del bocado y le obligamos de este modo a que nos mire y repetimos la palabra "quieto". El caballo debe concentrarse en nosotros. Intentamos que el caballo permanezca aproximadamente 10 segundos tranquilo y parado. Esto llega de principio y el caballo se ha ganado una recompensa. Con este ejercicio ejercemos una dominante autoridad sobre el caballo. Nosotros mismos no podemos olvidar que ya estamos exigiendo una barbaridad de un animal que instintivamente es un animal de huida, cuando le pedimos que simplemente se pare y permanezca tranquilo y quieto.

Con el tiempo el caballo aprenderá también a permanecer quieto en el patio mirando su cuadra. Es entonces cuando podremos empezar a pararlo en diferentes puntos del patio (picadero). Por fin podremos practicar esta obediencia desde la distancia. Para ello atamos una cuerda (ramal) a la cabezada y nos separamos cada vez mas del caballo, mirándole siempre, instintivamente intentara seguirnos. Si hace esto le llevamos, marcha atrás, hasta la posición de partida y repetimos la palabra "quieto". Deberíamos intentar conocer por la mímica del caballo anticipadamente cuando se pondrá en marcha para dar la orden con anterioridad, en ningún caso debe dar mas de dos pasos, pues entonces hemos reaccionado tarde. Como conocemos muy bien a nuestro caballo podemos generalmente saber que es lo que va a hacer a continuación. No debería por lo tanto ser un gran problema reaccionar mas rápido que el caballo.

Los jinetes vaqueros (western) enseñan al caballo que las riendas colgando son la señal para detenerse y permanecer quietos. Lo llaman Tie Down. Este sistema no lo considero muy recomendable por los siguientes motivos:

1.El caballo puede obedecer igual de bien a una señal acústica, "quieto".

2.Todo caballo, dependiendo de las circunstancias, puede llegar a asustarse, ceder a su instinto de huida y salir corriendo. Las riendas colgando son entonces una trampa peligrosa. 

Consulte siempre a un Veterinario.  Jinete y Caballo. Gremio Ecuestre Venezolano...

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo