Ahora podemos salvar caballos con las células madres

Las células madres sirven para reconstruir músculos, tendones y cartílagos lesionados en equinos de carrera, polo y salto. Es un conocimiento que tienen muy pocos países: los Estados Unidos, Argentina y en Brasil.

La tecnología sigue avanzando y cada día nos sorprende más. Así es como ya hay estudios más que probados que las células madres pueden ser utilizadas para curar a caballos con diferente tipos de problemas. En nuestro país estos estudios se fueron desarrollando en un programa con el que cuenta el Instituto de Ciencias Básicas y Medicina Experimental del Hospital Italiano.
Según explicó la veterinaria Luciana Benedetti – quien dirige la Unidad de Medicina Regenerativa Equina- este tipo de células usan esta disciplina emergente que aprovecha los atributos de las células madre, capaces de metamorfosearse en distintos tejidos cuando reciben las señales indicadas o se encuentran en las condiciones adecuadas, para restaurar y regenerar tendones, cartílagos o músculos dañados en equinos de alto costo, como los pura sangre, o los caballos de polo y de salto.

“Ya llevamos tratados unos 50 animales con muy buenos resultados. Incluso tenemos caballos cuyos nombres no puedo revelar por un compromiso de confidencialidad, pero que luego de haber sufrido una lesión y de que los hayamos intervenido, corrieron el Premio Carlos Pellegrini o volvieron a jugar al polo”, cuenta Benedetti, que además de ser médica veterinaria pasó varios años en la Universidad de Kentucky, Estados Unidos, donde pudo entrenarse en las técnicas de veterinaria regenerativa con células madre de tejido adiposo que allí se estaban empleando comercialmente.
Las investigaciones en este campo se empezaron a realizar hace más de diez años atrás con las experiencias que realizó el doctor Doug Hertel, que consistía en aspirar médula ósea del esternón de 100 caballos y la inyectó directamente en lesiones de ligamentos. Este experimento no tuvo lo resultados esperados pero sirvió de punta pie para que otros investigadores continuaran con el proyecto, y así fue como Robert Harman, se le ocurrió utilizar el tejido adiposo como fuente abundante y accesible de células progenitoras.
“Si se obtienen de la médula ósea como hay muy poca cantidad de mesenquimales, hay que amplificarlas para que al implantarlas den resultado. En cambio, la principal ventaja del tejido graso es que tiene gran cantidad de células madre disponibles (1 en 50) y entonces no se necesita cultivarlas ni amplificarlas”, explica Benedetti para que podamos entender mejor cómo funciona. Además gracias a esta abundancia es que el tratamiento que ella y su equipo aplican puede realizarse en un solo día.
¿Cuáles son los pasos? 
Primero, por la mañana, se toma la muestra realizando una pequeña incisión con el animal de pie, sedado y con anestesia local. El tamaño de la muestra varía según el tipo de lesión que tenga el animal. Por ejemplo, para un tendón se retiran entre 15 y 20 gramos de grasa, pero podemos llegar a los 30 gramos. Como mínimo, necesitamos cinco millones de células mesenquimales, y como máximo, 20.
Una vez extraído el tejido, es enviado al laboratorio – a través en un medio de transporte especial- donde se procesa en un área estéril llamada flujo laminar, para evitar todo tipo de contaminación.  Allí se separan las células madre y luego se cargan en jeringas junto con otro medio de transporte que mantiene las células en suspensión.
Una vez terminado este proceso, se inyectan las células en el caballo y si la lesión está ubicada dentro del tendón, se realizará por vía ecográfica y rápidamente comienzan a diferenciarse en respuesta a “microfactores” que encuentran en la zona de la lesión.
“En equinos, las usamos para problemas de tendones, ligamentos y tejido articular -aclara-. Los beneficios de esta técnica no se ven en el tiempo de curación, sino en su calidad, porque se logra una regeneración y no una reparación” dice la especialista. Además aclara que el tratamiento regenerativo deberá ser complementado con un manejo integral que contemple la corrección de las causas que ocasionaron la lesión original, como la mala conformación o el herraje incorrecto, que desequilibran el ciclo natural de desgaste y reparación.

Fuente: www.lanacion.com.ar .Nora Bar
Infografía: Unidad de Medicina Regenerativa  Equina del Hospital Italiano 
Consulte siempre a un Veterinario. Jinete y Caballo. Gremio Ecuestre Venezolano...

Comentarios

Temas más visitados

Colores de los Caballos o Pelajes del Equino

Parámetros de Construcción para instalaciones equinas. El ideal constructivo de un instalación equina. Toda explotación equina debe tener una instalación adecuada.

Beneficios del caballo para el ser humano

Estructura ósea de un caballo.

Partes de una silla de montar: armadura, estribera, asiento, faldón y la rodillera o taco.

Castración en el caballo

Avances para el diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Habronemosis cutánea en equinos ´´Llagas de verano´´

Alimentos para el caballo